Pantalla de la prima de riesgo EFE

El coste de financiación del Tesoro alcanzó nuevos mínimos en 2016

El coste medio se situó en el 0,56%, frente al 0,80% de 2015, según pone de manifiesto el Banco de España en su Memoria del Mercado de Deuda Pública 2016

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Banco de España ha asegurado que el programa de emisión de deuda llevado a cabo por el Tesoro en 2016 se "ejecutó de forma satisfactoria", ya que nuevamente, se observó una reducción de los costes de financiación, que se situaron en mínimos, y un aumento de la vida media de la deuda.

Así lo pone de manifiesto el Banco de España en su Memoria del Mercado de Deuda Pública 2016, publicada este lunes, en la que detalla que el coste medio de la financiación obtenida por el Tesoro el año pasado se situó en el 0,56%, (1,2% en el caso de los fondos obtenidos mediante bonos y obligaciones y -0,2% en el de las letras), frente al 0,80% de 2015.

Por su parte, la vida media de la deuda aumentó en algo más de cuatro meses, hasta situarse en 6,78 años.

En términos de volumen, la emisión bruta de deuda registró un descenso interanual del 7% en 2016, hasta los 220.754,8 millones.

Al igual que en 2015, los instrumentos que mostraron una mayor actividad emisora en 2016 fueron las letras a un año (53.266,2 millones) y las obligaciones a diez años (38.140,7 millones).

Por lo que respecta a los bonos referenciados a la inflación, el informe indica que supusieron el 6,5% del total de la emisión a medio y largo plazo del Tesoro en 2016, ligeramente por encima del 6% de 2015.

En este sentido, la Memoria añade que la instrumentación del programa de financiación bruta del Tesoro se realizó fundamentalmente con cargo al programa de subastas (90% de los fondos tomados). El resto se cubrió mediante cuatro subasta de bonos y obligaciones sindicadas, por un importe total de 23.000 millones.

De estas pujas, dos fueron de nuevas emisiones a deuda sindicada a diez años; una a treinta años, y otra a cincuenta años, que fue la primera de una referencia a ese plazo en la historia del Tesoro.

De la misma manera, el Banco de España destaca que durante 2016, de las 48 subastas celebradas de letras, 47 se adjudicaron a tipos negativos.

En el caso de los bonos y obligaciones, los rendimientos se mantuvieron en general en valores positivos, aunque con algunas excepciones en la segunda mitad del año.

Igualmente, el Banco de España indica que la negociación en el mercado secundario de deuda del Estado en 2016 fue de 10,5 billones, el 16,2% menos. Y ello, como resultado de la caída tanto en la negociación entre titulares (13,2%) como en la contratación con terceros (18,2%).

Por último, el Banco de España ha destacado que en relación con las carteras registradas de bonos y obligaciones, en 2016, las tenencias del organismo registraron un aumento, hasta alcanzar un 18,7% del saldo vivo de este activo (como consecuencia del programa de compras de valores públicos del Eurosistema, dentro del conjunto de medidas no convencionales de política monetaria instrumentadas en el área del euro).