Escaparate de una zapatería en Madrid
Escaparate de una zapatería en Madrid - EFE

El crédito al consumo seduce a la banca pese a su mayor riesgo

Los préstamos de este tipo concedidos en lo que va de año se han disparado un 25%

MADRIDActualizado:

Con el euribor en tipos negativos y, por ende, la baja rentabilidad que ofrecen los préstamos hipotecarios, la banca centra ahora sus esfuerzos en impulsar el crédito al consumo. Así se desprende de los datos recopilados por Analistas Financieros Internacionales (Afi), que muestran un aumento del 25% hasta mayo de las nuevas concesiones acumuladas de este tipo de crédito. Concretamente, hasta los 23.586 millones de euros, mientras que un año antes el alza fue del 8% con respecto al acumulado del año anterior.

«Las entidades buscan obtener algo más de margen de intereses», explica Alfonso Pelayo, consultor del área de Servicios Financieros de Afi. Una tendencia al alza que pone en alerta tanto al Banco Central Europeo (BCE) como al Banco de España (BdE) debido al mayor riesgo de impago que presentan este tipo de préstamos. Ambas instituciones han advertido estos últimos meses del incremento exponencial del crédito al consumo, poniendo el foco en el destinado a las familias. Pese a ello, desde Afi y la Asociación Española de Banca (AEB) restan importancia a la voz de alarma de los supervisores nacional y comunitario, aunque son conscientes de que apostar por esta modalidad conlleva «más riesgo», lo que podría derivar en que exista «algún problema» en el futuro si la banca no establece los mecanismos de control adecuados.

Tal es así que Pelayo señala que «se están cubriendo de sobra las posibles entradas en mora o los problemas que pudieran surgir». En otras palabras, que las entidades financieras están de sobra preparadas para afrontar una «guerra de activos» en pos de obtener más clientes y beneficios por intereses. Incluso, desde la AEB no aprecian problema alguno para con esta situación. Incluso con las voces de alarma del supervisor. «Vemos una normalización con respecto al crecimiento europeo. Una demanda que se normaliza», explican desde la organización, para proseguir con que «se está vigilando pero la gestión del riesgo es apropiada». Sin embargo, los créditos dudosos en esta materia han aumentado en 200 millones de euros desde diciembre de 2016.

El Banco de España ya destacó en su Informe de Estabilidad Financiera que la banca viene reduciendo los tipos de interés para aumentar las nuevas operaciones. Esto, en consecuencia, puede llegar a tener dos consecuencias: «Si hubiera que bajar demasiado los tipos podría haber problemas por un menor ingreso en margen de intereses o un aumento de provisiones porque no se llegaran a cubrir las posibles entradas en mora», apuntan desde Afi.

En consonancia, desde la AEB ponen en valor las actividades de control de activos que llevan a cabo las entidades financieras. «Los bancos en España son muy competitivos y eficientes. La competencia siempre es buena», dice un portavoz de la organización.

Destino del crédito

Según cifras recopiladas por Afi, hasta mayo, el fuerte crecimiento del crédito al consumo viene impulsado por el destinado a las familias, que creció por primera vez en tasa interanual desde el ejercicio 2010. Lo hizo en un 7,1% sobre un saldo de 120.000 millones de euros, lo cual compensa la caída de los préstamos hipotecarios, sujetos a vaivenes estacionales.

Asimismo, el destino de este tipo de créditos va enfocado en su mayor parte a financiar bienes duraderos –excluida la vivienda–, tal como ponen de manifiesto en la AEB, para lo cual, además, se recurre en gran medida a los establecimientos financieros de créditos (EFC) como pueden ser Cofidis o Cetelem. Así, del total del crédito al consumo de nueva concesión, el proporcionado por estas entidades representa ya el 56%, aunque su peso es menor sobre el saldo total por darse en préstamos más reducidos. De ello, la mayor parte de los préstamos al consumo (42%) se destinan a sufragar la compra de automóviles.