La directora gerente del FMI, Christine Lagarde
La directora gerente del FMI, Christine Lagarde - AFP
Un 2,5% frente a la meta del 2,2%

El FMI cree que el Gobierno incumplirá el déficit este año y le urge a subir el IVA

El organismo proyecta que el agujero de las administraciones en España seguirá en el 2,2% del PIB en 2023

MADRIDActualizado:

El Fondo Monetario Internacional ha vuelto a la carga sobre una reclamación clásica al Gobierno español: subir el IVA a través de una reclasificación de productos que tributan con tipos reducidos (10%) y superreducidos (4%) del impuesto para gravarlos al general del 21%. Así lo recoge en el capítulo fiscal de sus previsiones económicas de primavera que acaba de publicar, en el que, además, proyecta que España incumplirá el déficit en 2018, con un 2,5% del PIB, tres décimas superior al 2,2% fijado por Bruselas. La senda que traza la institución con sede en Washington no es nada halagüeña: cree que España continuará con un déficit del 2,2% hasta 2023, tras estar los años intermedios estancado en el 2,1%, pese a que el Ejecutivo alega que en 2020 este será del 0,5%.

Ante esta debilidad en su senda fiscal, el FMI abre la puerta a subidas de impuestos. "En España, donde el ciclo económico se mantiene fuerte, una consolidación del déficit primario del entorno del 0,5% del PIB es recomendable para 2018, con margen para medidas que sobre todo recaen en el lado de los ingresos", es la primera advertencia para España que el FMI recoge en el detallado documento sobre fiscalidad para las principales economías globales.

Precisamente, este ajuste del 0,5% es el que reclama la Unión Europea cuando los países están en el brazo preventivo de vigilancia. Como España sigue en el Procedimiento de Déficit Excesivo, donde debe reducir el déficit a un nivel determinado, esta recomendación no tiene un carácter tan prioritario.

Es por ello, que el FMI cree que el Gobierno tiene margen para subir el IVA, "lo que eliminaría distorsiones económicas y crearía espacio para un gasto público que apoyara el crecimiento". ¿Qué distorsiones? El FMI cree que España es el país que más deja de ingresar por sus tipos reducidos, y calcula que, en el plano internacional, el fraude en el IVA se produce entre las rentas bajas, pero que los tipos reducidos y bonificaciones benefician considerablemente, a las capas más altas de ingresos.

Por ello calcula dos brechas en la recaudación, la relativa a errores o fraude ("compliance gap") y la política, por las bonificaciones y tipos reducidos en el tributo. La brecha en cuanto a fraude en el impuesto es muy reducida: casi la totalidad de los 0,6 puntos de ingresos que se pierden obedece a la brecha política.

El secretario de Estado de Presupuestos, Alberto Nadal, rechazó precisamente el pasado lunes una subida del IVA turistico al 21%, otra reclamación clásica de la Comisión Europea y del FMI, por "beneficiar a países competidores, que son los que lo reclaman" y perjudicar a uno de los "principales" sectores de la actividad nacional.

El gasto púlico caerá 1,5 puntos hasta 2023

Junto a ello, el organismo realiza una proyección de cómo evolucionan algunas rúbricas de gasto. El FMI augura una reducción del desembolso en pensiones del 0,6% del PIB hasta 2030 y del 1,3% al seguir a 2050. Asimismo, estima que la deuda pública caerá este año del 98,4% al 96,7% este año, bajándola poco a poco hasta el 90,9% en 2023, un nivel aún muy abultado.

Con esos mimbres, tanto los ingresos públicos como los gastos irán cayendo en los próximos años, a ojos de la institución. El FMI proyecta unos ingresos públicos del 37,3% del PIB en 2023, un punto menos que el 38,2% de 2017, mientras que el gasto también caerá, del 41,3% del año pasado al 39,6% en 2023.