La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero
La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero - JAIME GARCÍA

El Gobierno disparó un 39% el déficit antes de las elecciones mientras las regiones lo reducían

Desde Hacienda achacan este incremento a las subida de los sueldos de los funcionarios y de las pensiones, que el año pasado no se produjo hasta que no entraron en vigor los Presupuestos de 2018 en julio

MADRIDActualizado:

El ciclo electoral se ha dejado notar en las arcas públicas mediante un mayor déficit en el Estado pero no así en las comunidades autónomas. El déficit del Estado creció en los cuatro primeros meses el 39%, hasta 8.195 millones de euros equivalentes al 0,65% del PIB, como consecuencia de la subida del sueldo de los funcionarios y de las pensiones que entró en vigor el 1 de enero de 2019 al aprobarlo el Ejecutivo por decreto, mientras un año antes se aplicó en julio con la aprobación de los Presupuestos. Este efecto se diluirá en la segunda mitad del año «cuando se hará evidente la reducción del déficit público», señalan fuentes del Ministerio de Hacienda.

En el caso del Estado el déficit acumulado hasta abril es consecuencia de unos gastos de 69.094 millones, el 3,8% más que en 2018, frente a unos ingresos de 60.899 millones, el 0,4% más respecto a un año antes. Esto se compensó con el descenso del 6% del gasto en los intereses de la deuda y con la disminución del 21,6% de la inversión porque en este ejercicio no tiene equivalencia el gasto registrado en 2018 de 1.114 millones por el valor estimado de los activos revertidos de las autopistas en quiebra.

También han influido otras medidas como la devolución del IRPF cobrado en la prestación por maternidad y paternidad, que redundó en 803 millones menos –bien por reembolsos de 763 millones o por 40 millones en menores retenciones–, además del abono de 702 millones por cobros indebidos a Telefónica en años pasados. La subida de la reducción por rendimientos del trabajo de 12.600 euros a 14.000 también ha reducido la recaudación en 402 millones.

El Lunes de Pascua retrasa la recaudación

A ello se le sumó que los ingresos de abril se vieron afectados por la celebración de fiestas autonómicas el 22 de ese mes, Lunes de Pascua, en ocho comunidades autónomas. Ello provocó que el plazo de ingreso pasara al 23 en varios impuestos como el IVA y contablemente no entrara en las estadísticas, recogiéndose en mayo. Ello no afecta a los datos de déficit –que utilizan el criterio de devengo– pero sí en los de caja que recoge la Agencia Tributaria y que incluyen una disminución de 5.502 millones por este motivo.

Siete CC.AA. empeoran su situación

Mientras tanto, el déficit de las comunidades autónomas hasta marzo se redujo un 3,4%, hasta 1.234 millones (0,10 % del PIB), en tanto que el superávit de la Seguridad Social creció un 147%, hasta 4.825 millones (0,38 % del PIB). Pese a ello, no todas las comunidades se comportaron igual: nueve comunidades mejoraron sus cuentas (Andalucía, Aragón, Asturias, Castilla-La Mancha, Cataluña, Navarra, La Rioja, País Vasco y, en menor medida, Madrid) pero otras siete elevaron su déficit antes de las urnas (Comunidad Valenciana, Murcia, Galicia, Extremadura, Castilla y León, Canarias y Baleares). Todas menos Galicia tenían comicios este año.

La Seguridad Social mantiene el superávit

La Seguridad Social aquejó menos la subida de pensiones en sus cuentas, por el aumento de las bases de cotización que aprobó el Gobierno a principio de año. Así, el superávit de la Seguridad Social se mantuvo similar al del año pasado en los 3.225 millones de euros –el año pasado fueron 3.237–, es decir, un 0,26% del PIB. Resaltan los ingresos por cotizaciones que aumentaron un 8,1% hasta los 40.846 millones de euros. Las pensiones alcanzan un importe de 36.420,95 millones de euros, un 7,08% más que el año anterior