La digitalización se vuelve a llevar esta temporada

El 86% de las empresas de moda ya están adapatando sus procesos a la omnicanalidad

MadridActualizado:

El negocio español de la moda está inmerso en una profunda transformación y las empresas se muestran cada vez más dispuestas a adaptarse a dichos cambios. Así lo muestra la 8ª edición del Barómetro Vente-Privee.com-Modaes.es de empresas de moda en España donde también se deduce el crecimiento del sector y la importancia que ha adquirido el ecommerce. El 63% de las empresas mejoraron su facturación durante el pasado ejercicio, un 27% se mantuvo estable y un 10% retrocedió. También las previsiones para este año son buenas ya que el 63% espera una mejora moderada, un 21% una mejora sustancial, un 8% cree que permanecerá estable y un 8% que se producirá una disminución moderada.

Uno de los aspectos más destacados del barómetro es que «por primera vez las compañías consideran el canal online como el más importante», subrayó Albert Serrano, director general vente- privee.com y Privalia en España, durante la presentación del informe en Madrid . El 92% cree que sus ventas online seguirán aumentando este año y el 86% ha adaptado sus procesos a la omnicanalidad. Con una transformación tecnológica constante sólo el 3% de las compañias que han comenzado el proceso de adaptación a los distintos canales de venta creen que ya lo han concluido, frente al 97% que sigue inmerso en la adaptación.

«La tecnología es una pata básica para que los resultados anteriores ocurran. Nueve de cada diez empresas aumenta su inversión en el área digital o en nuevas tecnologías», señala Serrano. Para hacer frente a los citados cambios muchas empresas han tenido que reestructurar sus equipos y reforzarlos en el área online y digital en los últimos años. En el 2018, la mitad de las empresas ya cuenta con un director de ecommerce, cuatro puntos más que el año anterior. Además el 63% de los operadores buscará nuevos perfiles profesionados relacionados con el canal online, nueve puntos más que en 2017. Por primera vez el barómetro recoge las inversiones realizadas para adaptarse a las nuevas generaciones y el 87% ya han comenzado a realizar algún cambio para adaptarse a las demandas de los nuevos consumidores. La mitad de las empresas se ha enfocado en cambiar la estrategia de comunicación, un 26% han reconsiderado los canales de distribución mientras que el 14% ha optado por rediseñar su imagen.

Prudencia

El 2017 fue un año difícil para el consumo y las empresas de la moda son prudentes a la hora de hablar de expansión e internacionalización. El 46% del total de las 300 compañías encuestadas está planeando su entrada en un nuevo país aunque se trata de una tasa más reducida que el año anterior. Las ventas en el extranjero representan buena parte de la facturación de las compañías del sector y fueron un gran apoyo durante los años de la crisis. En 2017 el peso de las exportaciones sobre la facturación de las empresas del sector bajó al 38% frente al 39% del año anterior. «Eso no quiere decir que hayan disminuido sino que la proporción es menor porque se ha reactivado el mercado interno», aclara Pilar Riaño, directora de Modaes.es.

Según los datos del ICEX, las exportaciones españolas de moda registraron un nuevo aumento por octavo año consecutivo batiendo la barrera de los 24.000 millones de euros. El crecimiento registrado fue el mayor desde 2013, con una subida del 7,4%. Para este año, el 22% de las tiendas tiene pensado salir a algún país y se ha constatado que muchas empresas dejan de estar presentes en los mercados emergentes «y se centra en los consolidados». Una vez analizado los datos del barómetro, Albert Serrano recuerda que «el negocio de la moda ya ha demostrado su talento para transformarse y aclimatarse a las cicunstancias cambiantes».