Forbes solo ha incluido un español en su selección de filántropos: Isidro Fainé, presidente de la Fundación Bancaria La Caixa
Forbes solo ha incluido un español en su selección de filántropos: Isidro Fainé, presidente de la Fundación Bancaria La Caixa - FORBES

«Durante mucho tiempo se ha confundido la filantropía con la caridad»

Andres Rodríguez, editor y director de la edición española de Forbes, conversa sobre el primer libre editado por este conocido medio neoyorquino en España y qué hay detrás de sus famosas listas

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La edición española de Forbes salió a la luz en marzo de 2013 estrenándose con la mítica lista de los más ricos del mundo. Su editor y director, Andrés Rodríguez, también esta detrás de las ediciones locales de otras cabeceras estadounidenses como «Robb Report» o «The New York Times Style Magazine» y de revistas más «made in Spain» como «Tapas» o «Man on the Moon», a través de la empresa editora Spainmedia. La versión local de la mítica revista neoyorquina da un paso más y edita un libro dedicado a la filantropía. Esta revista mensual, entorno a 25.000 ejemplares de difusión, reúne en un mismo volumen 15 perfiles muy diferentes: Warren Buffet, Carlos Slim, Bill y Melinda Gates o Jeff Bezos, entre otros. Entre los filántropos glosados solo un español: el presidente de la Fundación Bancaria La Caixa, Isidro Fainé. Hablamos con Rodríguez de filantropía y, por supuesto, de Forbes:

¿Por qué publicar un libro sobre filantropía ahora?

Esa es la respuesta. Creo que la filantropía está muy lejos de estar como en los países anglosajones. Entregamos el primer Premio Forbes al Mejor Filántropo el año pasado, que recayó en Isidro Fainé y la Fundación La Caixa, pero antes de entregar este premio ya identificamos la filantropía como uno de los territorios donde debíamos tener una visibilidad. Lo que pretende el premio, y ahora el libro, es poner en el foco a los filántropos y a la filantropía. Además de animar a otros a que sean visibles y no lo den a escondidas.

¿Qué criterios habéis utilizado para elegir a los protagonistas del libro, donde el único español es Isidro Fainé?

Teníamos que dar un corte por algún sitio y, en este caso, elegimos el criterio de la facturación y seleccionamos a 15 personas. Es verdad que la aportación económica de la Fundación La Caixa está a años luz de otras, porque el año pasado fue de unos 500 millones de euros y para este año es de 545 millones.

De todas formas, como sostengo en un artículo reciente la cantidad de dinero a invertir no es el único baremo por el que deberíamos medir la Filantropía: es un dato, pero también es importante, por ejemplo, qué se da o cómo, si se hace de forma poco visible o muy visible y, también, dónde se identifica quién lo necesita. El corte que hicimos fue este y también queríamos ponerlo en valor en un contexto internacional, porque queremos que nuestras empresas sean muy globales y peleen por los mercados. Sin embargo, no somos conscientes de que la filantropía es global.

¿En qué punto está la filantropía en España? ¿A qué retos se enfrenta en la actualidad?

La filantropía es un concepto más de países anglosajones, calvinistas y protestantes o de cultura judía. Es decir, durante mucho tiempo se ha confundido la filantropía con la caridad y, la riqueza, es un concepto que en los países mediterráneos y del sur de Europa no está bien visto exhibirla. Sin embargo, en los países anglosajones o árabes es algo que se exhibe porque se identifica que la persona es muy inteligente y que se ha sabido mover dentro de la sociedad. y Una vez hace dinero tiene la obligación social de devolver parte de ese dinero a la sociedad, porque le ha ayudado a conseguirlo. Todos esos conceptos estamos lejos de tenerlos asumidos en España y de lo que se trata, es de llegar a un punto en que la Filantropía sea comunicada con tanta visibilidad que sea uno de los parámetros con que se mide a un empresario o empresa.

De todos los perfiles incluidos en el libro, ¿cuál le ha sorprendido más?

Desde luego el de Isidro Fainé, pero sí tengo que decir un americano, me interesa mucho Warren Buffet quien ha creado una asociación para que las grandes fortunas norteamericanas donen en vida, al menos, el 50% de su capital. Rápidamente se le han unido u Bill Gates y su mujer Melinda que tienen una de las grandes fundaciones del mundo. Creo que el filántropo está obligado a contagiar su filantropía a otros y, además, a hacerlo en público.

Todavía la Filantropía es individual y privada en nuestro país. Lo más lógico es encontrar aún a gente que dice «yo doy, pero que no se sepa» y eso es un error gravísimo. Se tiene que saber. No es fácil decirlo, pero entonces hay que explicarse por qué no se dice.

Supongo que estamos ante una cuestión cultural...

No se dice por varias razones: por miedo a la crítica porque no está bien explicado y no se dice debido a que otro no lo dan a conocer tampoco. Muchas veces la filantropía se está organizando casi por impulso y no de una manera muy profesional: no tenemos tradición ni perfiles profesionales que organicen la filantropía. Es un círculo vicioso y, es verdad, que tampoco hay una regulación muy proclive desde el punto de vista fiscal. Así que es el territorio para avanzar es tremendo y, a mi, siempre eso me parece una oportunidad.

Listas Forbes

La gran atracción de una revista como Forbes son sus conocidas listas ¿Cuál es la receta para hacer un buen listado?

La receta fundamental es el rigor, pero el resto varía o cambia porque no es lo mismo medir la riqueza de los muertos que más facturan que la lista de los hombres y mujeres más ricos de España. Los conceptos varían. En todo caso, la clave es el rigor y, en segundo, lugar las listas que no tienen una medición matemática como, por ejemplo, la influencia. Es decir, que tienen una medición cualitativa siempre son discutibles. Pero las listas que tienen una medición matemática como la referente a los más ricos o a las empresas que dan más dinero a la filantropía no generan mucha discursión. Lo que convierte en muy apetecibles a las listas es cuando colocas a la gente uno por encima del otro y, sobre todo, comparas un año frente a otro.

¿Sigue habiendo reparos para salir en la lista forbes de los Más ricos de España?

Hace seis años que publicamos la lista y ya ha desaparecido el miedo a salir, aunque sigue habiendo empresarios que no quieren aparecer. Ser incluido es una consecuencia de su actividad y esto, está también entroncado con la filantropía. De cualquier modo, es cierto que en España tenemos un prejuicio: pensamos que un empresario que gana dinero es alguien, que a lo mejor ha hecho trampas para conseguirlo. Nuestra relación con el dinero es compleja, pero ahora la Lista de los hombres y mujeres más ricos se hace de una forma más fácil de lo que era al principio. La gente que aparecía en la lista tenía todo tipo de reparos.