¿Están retribuidas en exceso las empresas distribuidoras de gas?

«Da la impresión de que vamos a incurrir una vez más en el viejo error de premiar a los malos y castigar a los buenos»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La CNMC afirma en su propuesta de Circular relativa a la retribución de la distribución de gas que las empresas están retribuidas en exceso y, para justificar esta afirmación, trata de apoyarse en otra afirmación: que esas empresas ganan demasiado. De hecho, éste es el fundamento de la propuesta que reduce drásticamente la retribución actual y cambia el modelo. Sin embargo, tal afirmación no sólo no es cierta, sino que, a partir de los datos y criterios que la CNMC maneja en la Circular, se pone de manifiesto exactamente lo contrario.

Los datos. Para mostrar esa sobrerretribución, la memoria de la Circular elige el ROE como criterio, y muestra los datos del sector de distribución correspondientes a los años 2013, 2014 y 2015. En el texto se afirma que «se observan, en general, unos resultados financieros elevados, y que, aunque presentan cierta dispersión entre ellos -en 2015, hay un máximo de 21,49% y un mínimo de 1,04%- se puede afirmar que son holgados para una actividad que, de acuerdo con el artículo 60.1 de la Ley 18/2014, está considerada como de bajo riesgo.

Aunque ese rango es correcto para 2015, la misma tabla muestra valores negativos en otros años, concretamente de -0,74% y -11,63%. ¿Por qué se muestran los datos de tres años y a continuación se intenta construir una conclusión sobre uno solo de ellos? ¿Un recurso retórico para atraer la atención del lector a esas cifras e ignorar las demás?

Pero lo que más sorprende es que no muestre los datos de los años 2016 a 2018, más recientes, que la CNMC ya tenía en su poder, y que serían una mejor indicación de la situación financiera de las empresas en la actualidad. Y ¿qué dicen esos datos? A partir de los datos públicos de las empresas, el ROE medio del sector de distribución de gas en 2016-2018 fue del 7,53% que no parece una cifra muy alta, como veremos a continuación. ¿Estamos ante un olvido o un intento de apoyar la tesis apriorística de que las empresas «ganan demasiado», ocultando los datos inconvenientes?

Las referencias. La memoria, en su Anexo A, describe las metodologías retributivas vigentes en otros países de la Unión Europea, a partir de un informe de CEER, que la CNMC reconoce que no da suficiente información sobre los marcos regulatorios, y que permite sólo conclusiones preliminares, pero parece que es la única fuente que ha podido encontrar para comparar prácticas regulatorias. Tampoco se analizan los fundamentos jurídicos, económicos y regulatorios de los sistemas empleados en cada país, que es lo que daría algún valor a la comparación.

En este terreno, la Circular ignora por completo cualquier referencia, por ejemplo, a la regulación norteamericana, mucho más desarrollada, con mucha más doctrina jurídica acumulada, más estable y con más información pública disponible. También esto llama la atención. ¿Han sido las prisas, un sesgo antiamericano o es que el mundo fuera de la Unión Europea no existe?

La regulación de la FERC. La regulación de tarifas de la FERC, el regulador federal de los Estados Unidos, tanto para electricidad como para gas, es muy estable. Las normas básicas se fijaron como consecuencia de unos casos famosos (Bluefield, 1923 y Hope, 1944), y se han ido mejorando a lo largo del tiempo para hacerlas más precisas y justas, tanto por decisiones de los reguladores y, en concreto de la FERC, como de los tribunales, con un diálogo permanente entre reguladores y reguladores y consumidores. ¿Qué dice la FERC acerca del ROE?

En 2018, la media de los ROE aprobados para Utilities de gas fue del 9,3%. La tendencia de los últimos años ha sido ligeramente decreciente, pero siempre en un rango de 9,5 a 11,5%. Además, es habitual que se aprueben incentivos en términos de ROE para inversiones especiales o por otras razones. Estos incentivos suelen estar entre 50 y 200 pb.

El caso de la distribución de gas en España. Como queda dicho, el ROE de este sector es muy moderado, inferior al de otros países, las empresas de distribución no están retribuidas en exceso.

Además, la CNMC olvida en la Circular tres hechos elementales. El primero, que el ROE es una medida de cuánto gana una empresa, pero es sólo una foto fija de carácter contable. En empresas con inversión continuada, hay otras formas de analizar la cuestión, esencialmente dinámica. El segundo, que el ROE depende del apalancamiento financiero de cada compañía. Empresas con un resultado idéntico, pero con distinto apalancamiento, presentarían ROE diferente. Cada empresa decide su nivel de apalancamiento en función de sus estrategias financieras, y las agencias de rating o valoran para otorgar el nivel correspondiente, en función de este y de otros criterios. El tercero, que se debe considerar el diferencial de prima de riesgo, para lo cual existen diversas fuentes. La encuesta anual que publica Pablo Fernández recoge las percepciones del mercado, que son las que los inversores utilizan para tomar sus decisiones de inversión. La prima de España es 1,3% superior a la de EE.UU., por lo que habría que añadir ese diferencial a las cifras de la FERC, es decir, que los ROE de las empresas distribuidoras de gas estarían entre 5 y 6 puntos porcentuales por debajo de lo que es habitual para Utilities de riesgo medio en EE.UU., donde la regulación es estable y las Utilities son remuneradas con criterios muy prudentes, precisamente por tratarse de servicios prestados en régimen de monopolio natural.

Todo lo anterior estaba a la vista de cualquiera, simplemente abriendo los ojos y mirando a su alrededor. Las empresas distribuidoras de gas son más pequeñas que la mayoría de sus comparables europeas, operan en un mercado con menor penetración del gas, y su retribución por punto de suministro es inferior al de sus comparables. Con todos esos factores en contra la cuestión clave es: ¿cómo es que consiguen ganar algo de dinero? Pues porque han hecho un enorme esfuerzo de mejora de la eficiencia y porque se han apalancado financieramente dentro de los límites que las agencias de rating les permiten para mantener el investment grade. Y aún así, su famoso ROE está por debajo de lo que se da y se admite en otros mercados. Si su eficiencia interna y su apalancamiento fuesen los que se observan en esos otros mercados, la retribución actual sería ridícula. Y ¿cómo es que se dice que ganan demasiado? Da la impresión de que vamos a incurrir una vez más en el viejo error de premiar a los malos y castigar a los buenos.

Lo que han hecho los inversores (a los que parece que se les acusa de haber pagado precios altos por sus adquisiciones, lo cual, también según parece, demuestra que ganan demasiado) es pagar el máximo precio posible, en procesos competitivos, para obtener rentabilidades moderadas, de acuerdo con sus perfiles inversores (fondos de pensiones y de infraestructuras) que, como sabe cualquiera que conozca esos mercados, más que retornos altos buscan la estabilidad que aquí se les niega.

Afirmar que unas empresas ganan demasiado y ser incapaz de demostrarlo, es alimentar la mentalidad anti-empresa hoy extendida en una parte de la sociedad, un flaco servicio a ésta y algo inconcebible en una institución seria, como se espera que sea la CNMC. Incurrir en estos y otros errores metodológicos de bulto es aún peor. ¿Quién tiene autoridad y voluntad de enmendar este desaguisado?

Pedro Mielgo es presidente de Madrileña Red de Gas

Pedro MielgoPedro Mielgo