La sombra de la duda recae sobre el futuro de ambas compañías
La sombra de la duda recae sobre el futuro de ambas compañías - AFP

Facebook y Twitter, frente a su primera crisis de identidad

Las redes sociales se desploman en Bolsa ante la caída de los usuarios

MadridActualizado:

El año pasado se situaban como las compañías más valiosas del mundo en Bolsa y, sin embargo, hoy son muchos los analistas que anticipan que su esplendor ha comenzado a apagarse definitivamente. Se trata de Facebook y Twitter, las redes sociales por excelencia, que la semana pasada protagonizaron fuertes caídas en Bolsa tras decepcionar al mercado con sus resultados. Y es que la sombra de la duda recae sobre el futuro de estas compañías, asediadas por las críticas en torno a la falta de privacidad de sus usuarios.

Facebook fue la primera en desnudar sus cuentas. Y lo hizo con un resultado agridulce porque, aunque los resultados del grupo cuentan todavía con músculo financiero, lo cierto es que tras catorce años de existencia de Facebook son los servicios «complementarios», como Instagram, los que comienzan a despuntar con un futuro más ambicioso.

En el segundo trimestre, Facebook ganó 5.106 millones de dólares, una cantidad superior a los 3.894 millones del mismo periodo de 2017, pero sus ingresos trimestrales se situaron en 13.231 millones, por debajo del consenso de Wall Street. Además, los usuarios diarios de Facebook en Europa disminuyeron de los 282 millones registrados en marzo a los 279 millones de junio. Así, las acciones del gigante tecnológico cayeron cerca de un 20% en el Nasdaq estadounidense, lo que supuso la peor jornada de Facebook desde que salió a Bolsa hace seis años.

Suerte similar corrió Twitter un día después. Sus títulos se desplomaron más de un 20% tras la presentación de unos resultados en los que se reconocía un descenso del número mensual de usuarios activos. El retroceso fue el segundo mayor sufrido en un solo día por la red social desde que comenzó a cotizar yel peor desde 2014. Para entender la magnitud de la caída basta decir que ambas superan a batacazos históricos como los de Intel o Microsoft durante el estallido de la burbuja de las puntocom en el año 2000.

Fuertes correctivos de los inversores

¿Pero que hay detrás de estos fuertes castigos? Los expertos coinciden en que las redes sociales están sumidas en una fuerte crisis de confianza con la que se están dejando cientos de usuarios por el camino, además de millones para intentar solventarla.

En el caso de Facebook, desde que el pasado marzo se conociera la filtración de datos personales de millones de sus usuarios a la consultora Cambridge Analytica, la red fundada por Mark Zuckerberg ha visto cuestionada gravemente su manera de proteger la privacidad de sus perfiles. El escándalo ha puesto en cuestión su seguridad, lo que se ha sumado a la entrada en vigor de las nuevas leyes europeas de privacidad, el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD o GDPR por sus siglas en inglés). Y no hay que olvidar la imagen anticuada que para algunos consumidores, especialmente los más jóvenes, tiene actualmente Facebook.

En opinión de Javier Rovira, profesor de Marketing y Strategic Knowledge Innovation de Esic, esta red social«se ha vuelto muy invasiva: estamos cansados de ofertas empresas o de campañas donde parece que lo importante es conseguir 100.000 likes más que la competencia». Para este experto, hay «una caída del interés de los consumidores por el modelo de negocio de las redes sociales, ya que antes eran los grandes ostentadores del big data que ahora tiene todo el mundo». En este sentido, Rovira ha añadido que ahora marcas como Samsung, Telefónica o Apple pueden tener datos del consumo real de sus clientes.

En cuanto a Twitter, el problema es similar y responde a la presión impuesta tanto por los reguladores como por la sociedad para proteger más a sus usuarios. En concreto, la compañía se encuentra inmersa en un proceso de purga de «usuarios congelados». La multinacional estadounidense ha empezado a ajustar el número de seguidores que aparecen en los perfiles de los usuarios excluyendo del recuento aquellosque estén restringidos a la espera de que su dueño confirme y resetee la contraseña. Eso sí, el desplome de su valor bursátil se produce después de haber visto como la cotización subía como la espuma y ha auemntado un 160% en los últimos doce meses gracias a la mejora de su situación financiera.

A la espera de una reacción

A juicio del también profesor de marketing de ESIC, en el caso de Twitter ha influido de forma relevante la competencia de Instagram, «porque una imagen vale más que mil palabras y , por ejemplo, el 60% actividad cerebral viene del órgano de la vista». Para Rovira, tanto Twitter como Facebook, a esta última se le añaden las dudas sobre la seguridad de los datos de sus usuarios, podrían estar viviendo «una crisis de identidad».

Interrogado sobre las dudas de los inversores, este experto apunta que lo que «los mercados están diciendo a ambas compañías que habéis pasado año complicado, y que os puede condicionar vuestra vida futura», y que están a la espera de una reacción hacia «un modelo de negocio que sea atractivo para los consumidores». En sentido contrario, sostiene, podría ser el principio de su estancamiento. «Veo más muerto a Facebook que a Apple», concluye Rovira.