Isidro Fainé, expresidente de Caixabank y actual responsable de su fundación
Isidro Fainé, expresidente de Caixabank y actual responsable de su fundación - INES BAUCELLS

Fainé asegura que el Banco de España le llamó para que invirtiera en Bankia

La declaración contradice a la del exsubgobernador que había negado rotundamente cualquier llamada en este sentido desde el supervisor

MadridActualizado:

El que fuera presidente de CaixaBank durante el estallido de la crisis de Bankia, Isidro Fainé, ha confirmado hoy que hubo llamadas de altos cargos del Banco de España para pedir su respaldo a la salida a Bolsa de la entidad. «En el año 2011 yo era presidente no ejecutivo, el primer ejecutivo era Juan María Nin. Pero yo recibí una llamada del subgobernador para que analizáramos la operación», ha asegurado el hoy presidente de la Fundación La Caixa en unas declaraciones que contradicen a lo vertido hacer dos días por el exsubgobernador, Javier Aríztegui, que negó rotundamente que hubiera habido ningún tipo de llamada en este sentido.

Según ha explicado el histórico banquero durante su intervención como testigo en el juicio que celebra la Audiencia Nacional sobre la salida a Bolsa de Bankia, él decidió trasladar la llamada al equipo ejecutivo de la entidad y, tras el análisis de un equipo técnico, fue la Comisión Ejecutiva la que determinó que «a un determinado precio» la operación podía salir adelante. Finalmente, la caja catalana 100 millones de euros en la salida a bolsa de Bankia, inversión que mantuvieron unos meses ya que esperaban obtener de ella un «rendimiento aceptable» y pese a que, según ha recordado Fainé, muchas otras entidades decidieron vender al día siguiente.

Por otra parte, Fainé, ha negado que se pidiese la dimisión al presidente de Bankia Rodrigo Rato en la reunión con los grandes banqueros en el despacho de Luis de Guindos, aunque sí ha confirmado que tanto a Francisco González como a Emilio Botín les parecía escaso el nivel de provisiones con las que el expresidente de Bankia quería resolver sus problemas. «Ellos comentaron que en los mercados se hablaba muchas veces de que Bankia igual no tenía salida», ha aseverado.

La declaración del expresidente de CaixaBank se presentaba hoy decisiva después de que el expresidente de BBVA, Francisco González, reconociera que pidió a Rato dejar la presidencia de la entidad para facilitar la viabilidad de Bankia tras las reuniones celebradas el 4 y 6 de mayo de 2012 en el despacho del exministro de Economía Luis de Guindos, junto al también presidente del Santander, Emilio Botín. Por su parte, De Guindos negó haber pedido su salida, si bien Rato sí que justificó su dimisión por la «operación política» orquestada por el Gobierno, y su apoyo en los «competidores» de Bankia para apartarle del cargo y ejecutar un saneamiento que juzgó de excesivo y le abocó a la nacionalización.