Presentación del último Informe Infoempleo Adecco
Presentación del último Informe Infoempleo Adecco

La Formación Profesional acapara ya el 42,4% de la oferta de empleo en España

Ocho de cada diez empresas han tenido dificultades para cubrir determinadas vacantes, según el último Informe Infoempleo Adecco

MadridActualizado:

La oferta de empleo en España se incrementó el año pasado un 15,8% interanual, el aumento más acusado de la última década, según los resultados del Informe Infoempleo Adecco, que ha sido presentado esta mañana en Madrid. Se encadenan, así, seis ejercicios consecutivos de crecimiento desde el punto de inflexión marcado en 2013.

El sector servicios continúa como el principal impulsor de creación de puestos de trabajo, ya que más de la mitad de las ofertas (55,8%) se agrupan en esta área. La industria registra el 26,9%, seguida del macrosector TIC (12,4%). Por ramas de actividad, hostelería y turismo lideran el ranking, aglutinando el 13,2% del total nacional de vacantes. A continuación están comercio, segunda con el 8,2% de la oferta, y otras actividades de servicios (5,8%).

Jorge Guelbenzu, director general de Infoempleo, ha asegurado que «son motores que empujan positivamente nuestro mercado laboral pero, por otro lado, traen consigo un efecto negativo que es la precariedad porque habitualmente se trata de contrataciones temporales y de escasa cualificación».

Empleabilidad de la FP

Por primera vez desde hace más de dos décadas, las empresas priorizan la tipología de los estudios al nivel formativo. La Formación Profesional (FP) pide paso en el mercado laboral español hasta el punto de que ya se sitúa por encima de la universitaria (42,4% frente al 38,5%). «Es un buen dato. En cuanto disfrutemos de una capacidad productiva bien formada, España tendrá más posibilidades de competir en un mundo global, abierto y cada vez más complejo para nosotros. Una de las claves principales pasa por resetear el modelo formativo para acabar con ese gap que hay entre la necesidad de las empresas y la formación de los trabajadores», ha asegurado Santiago Soler, secretario general de Adecco.

Las titulaciones de Grado Medio de FP han sido demandadas en el 17,8% de las ofertas, lo que representa tres puntos porcentuales más que hace un año. Las de Grado Superior, en cambio, disminuyen su porcentaje: de un 25,5% en 2018 hasta el 24,4% actual.

Por familias profesionales, las áreas más requeridas por las compañías son Administración y Gestión (13,3%), Electricidad y Electrónica (7,8%) y Fabricación Mecánica (6,5%). Entre todas se reparten el 36% de las ofertas dirigidas a candidatos en posesión de un título de FP.

En cuanto a las titulaciones universitarias, Administración y Dirección de Empresas (ADE) es la carrera más demandada (9%), seguida de Ciencias del Trabajo, Relaciones Laborales y RRHH y del doble grado en ADE y Derecho, con un 2,5% cada una de ellas.

Los idiomas constituyen una cualidad valorada por las empresas a la hora de realizar las contrataciones, si bien en 2018 el porcentaje de ofertas en las que se exigía el conocimiento de una lengua extranjera ha sufrido un retroceso respecto al curso anterior, pasando de un 34,8% a un 32,25%. El inglés repite, un año más, como el idioma más requerido. Hay que mencionar también el auge del francés que, prácticamente, dobla su peso en relación al ejercicio anterior, al pasar de un 6,85% en 2018 al 11,1% actual.

Complejidad para cubrir ciertas vacantes

El 65% de los profesionales desempleados afirman que no perciben ningún tipo de subsidio y que subsisten gracias a la ayuda económica de familiares y amigos junto con la realización de trabajos sin declarar. Más de la mitad de estos encuestados (54%) cree que la edad es la razón por la que no encuentran trabajo, algo que, según Jorge Guelbenzu, director general de Infoempleo, es un «handicap que tienen los desempleados en España para poder acceder a una oferta de empleo».

En contraste, ocho de cada diez empresas revelan haber tenido dificultades para cubrir determinadas vacantes en el ejercicio 2018 (20 puntos más que el año anterior). «Tenemos una desconexión que cada vez es más grande entre las empresas y los candidatos», ha dicho Guelbenzu. El director general de Infoempleo apunta a tres factores como posibles condicionantes: «Las empresas consideran que los candidatos tienen expectativas superiores en cuanto a la retribución; los candidatos no tienen experiencia para los puestos que ofertan las empresas y/o carecen de competencias técnicas para el desempeño del puesto de trabajo». Las áreas que se han visto más afectadas han sido las de comercial (30,7%), TIC (26,15%) e ingeniería y producción (19,8%).

A pesar de ello, durante el segundo semestre de 2019 y el 2020, el 79% de las compañías tiene prevista la contratación de más empleados, lo que supone 30 puntos más que en el ejercicio anterior.

Madrid y Cataluña lideran

Una de las características de la oferta de empleo que se genera en España es su alta concentración territorial, que demuestra la debilidad de la estructura regional del mercado de trabajo español. Por autonomías, dos de cada cuatro ofertas se publican en la Comunidad de Madrid (27%) y en Cataluña (24,6%), comunidades a las que sigue País Vasco (10,5%). Andalucía se mantiene en el cuarto puesto (7,5%), al que cayó en 2015, aunque registra 0,8 puntos porcentuales menos que en 2017. Los porcentajes más bajos los marcan Melilla (0,06%), Ceuta (0,06%) y Extremadura (0,5%).

Con respecto a la distribución provincial, Madrid (27%), Barcelona (21,3%), Vizcaya (4,7%) y Guipúzcoa (3,7%) son los lugares que más ofertas de empleo aportan al conjunto nacional, hasta el punto de que, entre las cuatro, generan el 57% de la oferta total. Las provincias que presentan porcentajes más bajos son Melilla, Ceuta, Zamora y Soria.

Se observa una fuerte especialización regional en Canarias e Islas Baleares, donde el peso de la hostelería y el turismo condicionan de forma decisiva su oferta de empleo. Por su parte, Madrid, Cataluña y Castilla-La Mancha son las comunidades autónomas que presentan una menor especialización, debido a que hay un mayor número de sectores que contribuyen a la oferta de empleo.