Mikhail Fridman
Mikhail Fridman - Reuters

Fridman confía en recopilar más del 50% del capital de Dia

La compañía tiene hasta el lunes para evitar el preconcurso de acreedores

MadridActualizado:

La toma de control de Mikhail Fridman sobre Dia se hará oficial hoy, cuando la CNMV publique los datos definitivos de la opa que lanzó en febrero por 0,67 euros a través del fondo Letterone. En principio, y según han apuntado a ABC fuentes del mercado, se espera que el magnate ruso tenga en su poder más del 50% del capital de la cadena de supermercados. Así pues, Fridman se hará con el control de Dia después de que a finales del año pasado sacara del consejo de administración a todos sus representantes.

Ahora, una vez llegado al poder, lo más urgente para Fridman es restablecer su situación patromonial antes del próximo día 20 de mayo si quiere evitar ir al preconcurso de acreedores, una situación que puede provocar la disolución y liquidación de Dia. La compañía tiene en la actualidad un patrimonio negativo de 175 millones, mientras que sus ventas no paran de caer. Para salir de la quiebra, Fridman pretende acometer una ampliación de capital de 500 millones de euros, la cual está supeditada a que llegue a un acuerdo con los bancos acreedores para refinanciar la deuda.

Dia debe devolver antes de final de mes un crédito de 912 millones a las entidades financieras. Según apuntan fuentes financieras, el acuerdo está cercano y es el Banco Santander el que se resiste a firmar el acuerdo. La entidad presidida por Ana Botín es a la que más dinero le deben y está estirando la cuerda para alargar las negociaciones. El resto de entidades, una decena, han dado luz verde a las peticiones de Fridman, que pide retrasar el pago hasta marzo de 2023, recibir 380 millones de euros de liquidez y que los 500 millones de la ampliación de capital y el dinero de las ventas de Clarel y Max Descuento -por los que la compañía prevé sacar 100 millones- se destinen únicamente al plan de negocio y no a pagar deudas.

Así, a pesar de la resistencia del Santander, se espera que tarde o temprano haya acuerdo entre todas las partes una vez que se conozca el porcentaje total del capital con el que se hace Fridman. De no haber acuerdo, la banca podría convertir parte de la deuda en acciones.

Su camino hacia el poder

No ha sido un camino de rosas para Fridman, que sin embargo ha conseguido ir sorteando todas las trabas que se le han ido presentando. El inversor ruso fue ganando poder hasta lograr el 29% de las acciones a través de Letterone. Además, estuvo trabajando con el consejo para diseñar una nueva estrategia de negocio. Sin embargo, la crisis en la que está sumida Dia, que se desencadenó en octubre, provocó que sacara a sus hombres de confianza del consejo y se pusiera a trabajar en su asalto desde fuera. Así, presentó su propio plan de negocio y lanzó una opa voluntaria, con la que debía recopilar al menos el 64,5% del capital total.

Pero los días fueron pasando y, a pesar de que logró el apoyo en la junta de accionistas para que su estrategia saliera adelante, apenas logró sumar un 3,3% al 29% que atesoraba, lo que le obligó a retrasar la fecha final de aceptación de la opa en dos ocasiones. Ante la posibilidad de fracasar, Letterone terminó apoyándose en un artículo de la ley de opas para poder eliminar el porcentaje mínimo de aceptación de su oferta, al demostrar a la CNMV que Dia se encuentra «en serias dificultades financieras».