El CEO de Fujitsu Laboratories, el doctor Hirotaka Hara, durante la inauguración del evento
El CEO de Fujitsu Laboratories, el doctor Hirotaka Hara, durante la inauguración del evento - ABC

Fujitsu apuesta por la ética digital en el escaparate anual de sus últimas innovaciones

Las novedades tecnológicas que la firma japonesa presentó en Londres ofrecen soluciones para sectores dispares, bajo la premisa de que la confianza es esencial para avanzar en un mundo cada vez más conectado

LondresActualizado:

La confianza es la moneda de cambio de la era digital. Solo hay que atender a la batalla que libra Facebook por salvar la confianza de sus usuarios; los ciudadanos son cada vez más recelosos con su privacidad y el uso de sus datos por parte de las organizaciones. Y es que la tecnología, que evoluciona de forma exponencial, no dejará de poner a prueba esa confianza malherida. Por ello, es más necesaria que nunca una ética digital.

Esta fue la conclusión principal que se desprendió del Fujitsu Innovation Gathering, un evento anual en el que la firma japonesa presume de sus últimos avances tecnológicos. «Hoy nos enfrentamos a las consecuencias de la adopción de la tecnología», afirmó el director de estrategia y previsión de Fujitsu, David Gentle, en el acto que inauguró el encuentro en Londres.

Más de la mitad de la población mundial está conectada —los adultos estadounidenses dedican un tercio de las horas que están despiertos a conectarse— y existen más de 50 compañías con más de 300 millones de usuarios. Una cifra que no para de crecer debido a la velocidad con que estas firmas son capaces de atraer nuevos clientes. Y, como explicó Gentle, este cambio vertiginoso trae consigo rupturas e incertidumbre.

Porque los retos a los que se enfrenta la transformación digital han cambiado en poco tiempo. En 2016, el 70% de los proyectos digitales eran una apuesta de las empresas —el 33% gastó demasiado en ellos— y el 65% no estaban alineados con la estrategia empresarial. Tres años después, el 58% de los líderes empresariales asegura que el nerviosismo público (o de sus clientes) ha impedido que implanten alguna tecnología y el 44% cree que sus firmas se perderán los beneficios que trae consigo la tecnología por no haber planeado de forma adecuada. Además, en un contexto donde el 54% de los ciudadanos piensa que el gobierno debería regular el uso de los datos personales. «Necesitamos encontrar claridad en este caos», aseguró Gentle.

Ya existen unas directrices éticas europeas para el desarrollo y uso de la inteligencia artificial, de las que Fujitsu Laboratories of Europe —los laboratorios de la compañía que investigan para ofrecer soluciones en Europa, Oriente Medio y África— fue miembro fundador junto a un grupo de expertos. Pero hay que ir más allá.

«Las empresas no solo tienen que proveer tecnología, sino rendir cuentas ante aquello que haga esa tecnología», señaló la doctora de la Universidad de Oxford Mariarosaria Taddeo. En este sentido, la filósofa de ética digital apuntó a la responsabilidad de los reguladores.

Tecnología para todos

El doctor Hirotaka Hara, CEO de Fujitsu Laboratories, mostró los principales avances en inteligencia artificial. Una inteligencia artificial explicativa, esto es, que razona y muestra el porqué de su toma de decisiones; una tecnología que acelera la toma de decisiones ante un ciberataque, reduciendo el tiempo de horas y días a segundos y minutos; una tecnología que analiza el comportamiento humano para detectar, por ejemplo, errores operativos en una fábrica o el comportamiento sospechoso de una persona en un párking...

Desde su origen en 2013, el Fujitsu Innovation Gathering es un escaparate de las últimas novedades en las que trabaja Fujitsu Laboratories (fundado en 2001), tanto nuevas tecnologías que ya están en marcha, como aquellas en pleno desarrollo que todavía tardarán varios años en llegar. Soluciones para sectores tan dispares como el manufacturero, los transportes, los servicios financieros o el sector público.

Y es que la inteligencia artificial tiene un inmenso potencial y debe desarrollarse con un sentido de moralidad y bajo parámetros de transparencia. Además, puede fomentar la conexión con la sociedad tan ansiada por las empresas, dado que el 67% de los ciudadanos confiarán en una compañía si contribuye de forma positiva a la sociedad.

Allá por 1996, el eslogan de Fujitsu era confianza y creatividad. El año pasado se revisó el concepto: confianza digital y cocreación. «Hay que repensar el modelo de negocio para triunfar, evolucionar de una fragmentación empresarial a la cocreación», apuntó la doctora Taddeo en el evento.

Así, en un sector tan fragmentado como el tecnológico, Fujitsu , la tercera firma mundial del sector de las TIC, a través de Fujitsu Laboratories, prima la colaboración para abordar problemas del mundo real y desarrollar tecnologías que beneficien a la sociedad y a las empresas.