La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero
La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero - EFE

El Gobierno dispara un 27% el déficit del Estado en la primera mitad de año por el mayor gasto

El desequilibrio aumenta en 2.245 millones hasta los 10.514 millones: si bien los ingresos crecen un 1,8%, el desembolso aumentó un 3,8%

MADRIDActualizado:

La parálisis política de la primera mitad de 2019 no se ha traducido en una contención del gasto, sino en un aumento considerable de los números rojos de la Administración. El Estado disparó su déficit un 27% entre enero y junio hasta los 10.514 millones de euros, esto es, 2.245 millones más que en junio de 2018. Ello supone un 0,84% del PIB, 0,16 puntos más que hace un año. Pese a que los ingresos crecen un 1,8%, la explicación de este desequilibrio creciente recae en los gastos, que aumentaron un 3,8% debido, fundamentalmente, a la subida de los salarios públicos del 2,25% desde el 1 de enero, lo que no se produjo el año pasado: ello aumentó los gastos de personal a 621 millones de euros.

A ello se añaden otros que no tuvieron correspondencia el año anterios como los gastos referidos a los «viernes sociales», esto es, los decretos que el Ejecutivo aprobó semanas antes de las elecciones generales elevando los permisos de paternidad o maternidad, ampliando las prestaciones de paro. También se suman el desembolso por las convocatorias electorales que no hubo el año pasado –312 millones más de gasto supusieron las elecciones generales, recoge la Ejecución presupuestaria de la IGAE–.

Con esto, el gasto no financiero rebasó los 105.258 millones de euros, alcanzando una cota nunca vista en el primer semestre del año entre el Estado. Uno de los escasos ahorros es por intereses de deuda que no se resintió pese al fin de las compras del BCE: ascendieron a 11.526 millones, un 6,4% menos que hace un año.

En cuanto a la recaudación de impuestos, si bien creció modestamente un 0,8%, ello se debe a las mayores devoluciones de IRPF por las prestaciones de paternidad y maternidad, por IVA y por Sociedades. Pese a ello, el despertar de los sueldos y el crecimiento del empleo provocó un aumento de los ingresos del 3%.

El IVA recauda un 1,2% más –un 3,2% en términos homogéneos por las mayores devoluciones– mientras que Sociedades ingresó un 19% menos que en términos homogéneos muta a un 3,6% adicional frente a 2018: esto se debe a que la Agencia Tributaria devolvió 702 millones a Telefónica por actas indebidamente cobradas en el pasado, además de otras liquidaciones negativas. Pese a ello, el Fisco destaca que los beneficios de las Grandes Empresas declarados aumentaron un 2%.

Las CC.AA. agrandan su déficit un 20,7%

Las comunidades autónomas también empeoraron sus números: el desequilibrio en su caso aumentó un 20,7% hasta mayo al escalar los 4.321 millones, es decir, 800 más que hace un año y un 0,34% del PIB. Extremadura fue la comunidad que más déficit tuvo, con un 0,97% del PIB que multiplica por diez el objetivo anual del 0,1% del PIB. Le sigue Murcia (-0,84%) y Comunidad Valenciana (-0,58%) mientras que solo tienen superávit País Vasco (0,37%) y Asturias (0,13%).