El ministro de Economía, Román Escolano, junto al portavoz de Gobierno y titular de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro
El ministro de Economía, Román Escolano, junto al portavoz de Gobierno y titular de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro - IGNACIO GIL

El Gobierno prevé que el paro baje de 11% en 2021 y se creen 1,7 millones de empleos

El Ejecutivo aprueba el Programa de Estabilidad y el Plan Nacional de Reformas donde se estiman que el PIB crezca de media un 2,4% cada año y se alcancen los 20 millones de afiliados en 2020

MADRIDActualizado:

Un día después de que se materializara el pacto entre PP y PNV para permitir la tramitación del proyecto de Presupuestos para 2018 a cambio de una subida general de todas las pensiones, el Gobierno ha aprobado en Consejo de Ministros el Programa de Estabilidad que remitirá en breve a Bruselas con las cifras de crecimiento, déficit, deuda y paro hasta 2021, así como las medidas para asegurar el ajuste fiscal comprometido y reducir los números rojos de las administraciones al 2,2% del PIB este año. El Gobierno contempla que la tasa de paro bajará de 11% en cuatro años, al 10,7% a finales de dicho ejercicio, creándose 1,685 millones de empleos hasta 2021.

El PIB crecerá de media estos cuatro años por encima del 2,4% anual: un 2,7% este año, un 2,4% el que viene y un 2,3% en 2020 y 2021. El avance de la actividad se materializará en una mejora del empleo, que según las estimaciones del Ejecutivo supondrá una reducción de casi seis puntos de la tasa de paro desde su nivel de finales de 2017, cuando cerró en el 16,5%.

Para 2020 se alcanzará la cifra de 20 millones de afiliados que se alcanzaron antes de la crisis, en concreto, 20,3 millones, que serán 20,683 millones a finales de 2021. El número de desempleados se reducirá en estos cuatro años en 1,296 millones de parados.

El ministro de Economía, Román Escolano, ha destacado en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros el «crecimiento de la inversión». La formación bruta de capital fijo crecerá siempre por encima del 4% los siguientes cuatro ejercicios. Escolano también ha resaltado que los precios se mantendrán a raya: el deflactor del consumo privado repuntará, a ojos del Ejecutivo, un 1,4% este año, un 1,6% en 2019, un 1,7% en 2020 y un 1,8% en 2021.

El Estado paga buena parte del alza de pensiones

El déficit público se eliminará para 2021 en términos globales, aunque no será así administración por administración donde la Seguridad Social es la que tiene una situación más preocupante. «Mientras desaparece el déficit de la Seguridad Social, será el Estado el que atienda los incrementos de pensiones que ahora se están tramitando», ha revelado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Los grupos parlamentarios tenían de plazo hasta las 14:00 de hoy para registrar sus enmiendas a las cuentas, entre ellas las del PNV para subir las pensiones un 1,6% este año, de acuerdo a la inflación. Montoro ha señalado que las medidas que garanticen la sostenibilidad de las pensiones se acordarán en el Pacto de Toledo.

Nuevos objetivos para CC.AA. y Seguridad Social

Para este año se modifican los objetivos: las comunidades autónomas pierden una décima y pasan del 0,4% al 0,3%, que a su vez gana la Seguridad Social, cuya meta pasa del 1,1% al 1,2%. El Estado deberá cerrar su agujero en el 0,7% y los ayuntamientos tendrán equilibrio.

En 2019, el déficit total deberá pasar a ser del 1,3% del PIB, con las comunidades autónomas en equilibrio financiero (un -0,3% para el Estado y un 1% de la Seguridad Social), mientras que para 2020 el único déficit que habrá será del sistema, del 0,5%, mientras que para el resto de administraciones se fija el déficit cero como meta.

En 2021, la Administración tendrá superávit, de una décima del PIB, aunque previsiblemente el déficit de la Seguridad Social se compensará con el superávit del resto de las administraciones pese a que su objetivo sea el equilibrio para entonces.

Junto a esta reducción del déficit, la deuda pública bajará poco a poco hasta dejar atrás el nivel del 90% del PIB en cuatro años, con un 97% en 2017, un 95.2% en 2019, un 92,4% en 2020 hasta un 89,1% en 2021, su menor nivel desde 2012.