Pascal Cagni, presidente de Business France
Pascal Cagni, presidente de Business France - Isabel Permuy

«Google gana dinero utilizando solo tu cerebro y tus datos»

El presidente de Business France (el «ICEX» galo), Pascal Cagni , cree que la UE no ganará con la guerra comercial: «Los beneficiados serán los vecinos de China»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Francia encarna hoy por hoy la resistencia al «dumping» fiscal de los gigantes digitales. Tras aprobar, hace un par de semanas, su propia tasa Google, el país galo lideró la pasada semana la reunión en la que el G-7 (EE.UU., Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Canadá y Japón) acordó aprobar un gravamen común en 2020 para que las tecnológicas paguen impuestos en los países en lo que operan. El embajador francés de inversiones internacionales Pascal Cagni, rechaza en una entrevista con ABC producida durante una visita a Madrid que estas medidas sean proteccionistas. «Lo que estamos intentando crear es un terreno de juego nivelado para todas las empresas», explica.

La inversión extranjera ha alcanzado máximos de la última década en Francia. ¿Penalizará este indicador la aprobación de una tasa Google?

No tiene por qué, las empresas simplemente se adaptan a las legislaciones de cada país. Europa necesita una política fiscal del siglo XXI porque las empresas europeas que compiten con Google, Facebook, Amazon y Apple están en una situación de desventaja. Necesitamos un terreno de juego nivelado para que las empresas europeas sigan operando. Sus rivales americanos poseen los datos de los usuarios y billones en liquidez. Google está haciendo dinero utilizando solo tu cerebro y tus datos. Por el momento, hemos aplicado un impuesto del 3% a las operaciones de estas empresas, pero es solo una solución transitoria. Necesitamos un frente europeo, para lo que será necesario el apoyo de España y otros países. Europa ya ha aprobado medidas de forma unilateral, como el Reglamento General de Protección de Datos. Juntos somos más grandes que China y Estados Unidos.

Países como Irlanda, Suecia y Luxemburgo siguen rechazando estas medidas...

Esta fragmentación es de la que se están aprovechando las tecnológicas. Hay Estados que todavía les ofrecen un trato especial. En definitiva, el debate debe ser si queremos más Europa o menos Europa. En algunas áreas, como esta, echamos de menos una posición común.

España lleva casi tres meses sin Gobierno. ¿Preocupa la inestabilidad política a los inversores?

Es cierto que España necesita un Gobierno estable. Pero en el resto de Europa también hay incertidumbre. En Francia llevamos más de seis meses lidiando con los chalecos amarillos, en el Reino Unido todavía no saben cómo se producirá el Brexit y en Italia el Gobierno de Salvini sigue generando debate. Necesitamos hacer un frente común en Europa para definir nuevas políticas y para ello necesitamos gobiernos fuertes. Confío en que España formará el suyo en breve.

En los últimos días se ha reunido con varias empresas españolas interesadas en Francia. ¿Qué mensaje le han transmitido?

Las empresas españolas emplean a 55.000 personas en Francia y siguen interesadas en el país. He mantenido reuniones con compañía como Volotea, que está muy interesada en los Airbus 319. Además, otras empresas como Cellnex y Amadeus están invirtiendo con fuerza en Francia. Del otro lado, España está generando muchas expectativas entre los fondos de capital riesgo, que están interesadas en compañías relacionadas con la economía digital, como Cabify y Glovo.

¿Están frenando los chalecos amarillos la llegada de nuevas inversiones a Francia?

La inversión extranjera sigue creciendo. Siempre que las empresas extranjeras me preguntan por este tema respondo lo mismo. ¿Prefieres al presidente Macron y los chalecos amarillos o las dudas del Brexit? ¿O la Liga Norte en Italia? La incertidumbre ya se ha evaporado y hemos aprendido mucho de estas manifestaciones. Francia ha llevado a cabo muchas reformas en muy poco tiempo, a diferencia de países como España que realizaron estos cambios de forma más progresiva. Los próximos cambios estarán encaminados a cumplir estas reivindicaciones sociales.

¿Ha beneficiado el Brexit a Francia?

La inversión del Reino Unido en Francia creció el año pasado un 31%. Es evidente que el Brexit ha ayudado a esto. Además, muchos inversores han cambiado Londres por Fráncfort y París. Sin embargo, este fenómeno va a ser perjudicial para todos, porque recorta la agilidad de Europa y va en contra del libre comercio.

¿Puede ocurrir algo parecido con la guerra comercial entre Estados Unidos y China?

En un primer momento, la guerra comercial parecía beneficiosa para el Viejo Continente. Pero ya he empezado a escuchar a varias compañías que consideran que lo que va a provocar en realidad es un «boom» en el comercio interno de Asia. Si eres una empresa china y no puedes ir donde está el dinero vas a mirar a tus vecinos. Por eso Francia está luchando para evitar la guerra comercial y necesitamos que España tenga un gobierno fuerte y estable para que también tome cartas en este asunto.