Imagen de tierras raras sobre un mapa de China
Imagen de tierras raras sobre un mapa de China - Fotolia

La guerra comercial abre una oportunidad para explotar tierras raras en España

«La gran demanda de metales a largo plazo, debida al crecimiento urbano y a la transición a una economía baja en carbono, podría estar siendo subestimada por los mercados», apunta Javier Targuetta, presidente de Atlantic Copper

MadridActualizado:

La industria extractiva es sostenible, es clave en la transición energética y se h an abierto posibilidades de desarrollo en España, favorecidas por la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Estas son las principales conclusiones a las que llegaron un nutrido grupo de profesionales de la minería y la metalúrgica reunidos ayer y anteayer en el Encuentro Internacional «Las materias primeras minerales» organizado por Confedem.

En la sesión de apertura, Javier Targuetta, presidente de Atlantic Copper, expuso sus dudas sobre si España será capaz de responder a la demanda de metales que está por venir. «La gran demanda de metales a largo plazo, debida al crecimiento urbano y a la transición a una economía baja en carbono, podría estar siendo subestimada por los mercados», apuntó.

El director general para Europa de Maxam, José María Casas, abogó por la innovación, la tecnología y el trabajo conjunto de todas las empresas relacionadas (industria extractiva y transformadora) para conseguir una actividad más sostenible y productiva.

Conscientes de la necesidad de convencer a la sociedad de que es posible una industria minera sostenible y de que los distintos «mantras» que existen sobre la industria extractiva son producto del desconocimiento, Rafael Monsalve, decano y presidente del Colegio de Ingenieros de Minas del Centro de España, se refirió a la posibilidad de tener un coche eléctrico «pero que el litio lo traigan de África», dijo. Para Juan Llamas, catedrático de la ETS de Ingenieros de Minas, «lo que contamina no es la mina de tierras raras sino el móvil o el patinete». «Sostenibilidad -apuntó-es tratar la porquería que generas y no echarla fuera haciendo que la generen otros». Una idea compartida por todos porque, como dijo César Luaces, secretario general técnico de Cominroc, «bajo un paraguas de ecologismo, atentamos contra el ecologismo, porque llevamos el problema a terceros países y, además, generamos el impacto medioambiental del transporte», señaló. «La minería no destroza, enriquece», concluyó el presidente de Confedem, Juan José Cerezuela.