La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, junto a la de Política Territorial, Meritxell Batet, en el Consejo de Política Fiscal de hoy
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, junto a la de Política Territorial, Meritxell Batet, en el Consejo de Política Fiscal de hoy - EP

Hacienda desiste ante las comunidades de aprobar nuevos objetivos de déficit

El Consejo de Política Fiscal y Financiera finalmente no debate las metas individuales ante el rechazo del Congreso de los Diputados pero aprueba que las regiones tengan 4.000 millones más en año electoral

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Ministerio de Hacienda desiste de momento de aprobar la senda de déficit que el Congreso de los Diputados le tumbó hace una semana y que el Consejo de Política Fiscal aprobó en su anterior reunión con la oposición de la plana mayor de las regiones. Así se ha materializado en la reunión de hoy, en la que pese a figurar en el orden del día, finalmente las comunidades no han debatido los objetivos individuales de déficit ante el rechazo político en la Cámara Baja. Hacienda ya trabaja en los nuevos Presupuestos para 2019 con la vieja senda de déficit que le dejó aprobada el PP, más restrictiva que la que pretendía sacar adelante.

El encuentro, frente al que se celebró hace semanas, fue rápido y se centró en la presión política entre regiones del PP y del PSOE para hacer posible que el Gobierno Sánchez saque en un mes los mimbres para las cuentas de 2019, auténtica llave de la legislatura.

Hacienda propuso hace semanas relajar los objetivos de desequilibrio presupuestario global del -1,3% del PIB al -1,8% para 2019 mientras que para las comunidades, el déficit pasaría de tener que cerrar en el -0,1% a hacerlo en el -0,3%, casi 2.500 millones de diferencia, pero el Congreso tumbó esta senda. La Seguridad Social también tendría 2.500 millones más de margen, al tener un objetivo del 1,1% del PIB y elEstado contaría con una décima más, 1.200 millones.

«No hay ningún dato de las formaciones políticas, en concreto el PP, que nos indique que vaya a cambiar la senda con la que se van a elaborar los Presupuestos. Se hará en el escenario más probable con la del año anterior», ha explicado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero en la rueda de prensa posterior al Consejo.

La Ley de Estabilidad prevé que si el Congreso tumba la senda propuesta por el Gobierno, en un mes este propone una nueva. El Ejecutivo planea volver a presentar la misma, pero todo hace pensar que el PP rechazará de nuevo estos objetivos y desde el Ministerio ya tienen en mente que finalmente rija la vieja senda más restrictiva ante la falta de apoyos. En sus palabras, la ministra de Hacienda está abierta a alterar el reparto por administraciones de la relajación del déficit, que de las cinco décimas más concedidas por Bruselas.

«Nadie nos ha hecho ninguna propuesta. Estamos abiertos a negociar y animamos a que lo hagan», ha aseverado Montero, que volvió a recordar que ante el rechazo de los objetivos, «la administración más perjudicada son las comunidades y la Seguridad Social, no el Estado».

El techo de gasto crecerá un 4,4% pase lo que pase

El techo de gasto, de hecho, si bien cambiaría con la vieja senda por los 1.200 millones de diferencia en el objetivo del Estado, seguiría creciendo «un 4,4%» frente al año pasado, dijo la ministra. Es decir, el cambio sería pequeño de cara a las cuentas. Montero describió que esto es lo que está haciendo el Ministerio, pensar en los presupuestos con una senda de déficit más restrictiva.

Las comunidades del PSOE reforzaron la postura de Hacienda. «La senda que nos ha aprobado Bruselas la hemos rechazado y como un autocastigo nos imponemos un mayor ajuste. Esto no se puede entender», ha apuntado tras la reunión el consejero valenciano de Hacienda, Vicent Soler.

La consejera madrileña Engracia Hidalgo ha pedido acelerar la reforma del sistema de financiación para esta legislatura ya que es «mandato de la Conferencia de Presidentes, el máximo órgano institucional».

CC.AA: 4.112 millones más en año de elecciones

En su lugar se han aprobado, como estaba previsto, las entregas a cuenta para 2019 para las comunidades autónomas que, junto a la liquidación pendiente del año pasado, recibirán 4.161 millones más, hasta los 108.058 millones. Solo tomando las entregas, los ingresos crecerán un 7,2% más frente a 2017 hasta suponer 102.856 millones de euros. Estos son los ingresos de impuestos compartidos entre Estado y regiones que el Gobierno central reparte en base a sus previsiones de aumento de la recaudación a lo que se suman 5.112 millones más de liquidacion de 2017.

Con estas cifras, las comunidades ya pueden elaborar sus presupuestos para 2019, ya que Montero ha confirmado que, a diferencia de su predecesor, si no hay Presupuestos Generales del Estado para 2019, las regiones recibirán el aumento recaudatorio. Ello beneficia a las comunidades, ya que Hacienda opta por no ejercer presión política con los recursos en juego.

Como ya es habitual, Cataluña dejó su silla vacía y ningún consejero asistió al cónclave, un día antes de la comisión bilateral entre Estado y Generalitat, tras años sin convocarse.