El presidente de la FEMP y alcalde de Vigo, Abel Caballero, con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero de fondo
El presidente de la FEMP y alcalde de Vigo, Abel Caballero, con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero de fondo - JAIME GARCÍA
ACUERDO CON LA FEMP

Hacienda permitirá gastar más a los ayuntamientos

La Federación Española de Municipios y Provincias anuncia un pacto con el Ministerio para que los consistorios puedan aumentar con mayor holgura su superávit y tengan más manga ancha con la regla de gasto

MADRIDActualizado:

Los ayuntamientos con superávit podrán gastar con más holgura. Así lo dispone el acuerdo que han firmado esta mañana el Ministerio de Hacienda, la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), la Autoridad Fiscal, y el Ministerio de Política Territorial. El presidente de la FEMP y alcalde socialista de Vigo, Abel Caballero, calificó de «histórico» el acuerdo que favorecerá tanto la flexibilización de la regla de gasto como el destino del superávit y que implicará, con ello «una gran mejora en la gestión municipal».

La FEMP ha señalado que estos acuerdos serán aprobados en septiembre para adquirir forma de ley. Los municipios habían pedido ampliar a más las inveriones sostenibles, es decir, aquellas que los consistorios pueden acometer sin incumplir la regla de gasto. Este último indicador, controlado por Hacienda, limita el crecimiento del desembolso público a un porcentaje ligado al crecimiento del PIB potencial de la economía –este año es del 2,7%–.

Las inversiones financieramente sostenibles han ido ampliándose en los últimos años ante la presión de los consistorios, que siguen siendo la única administración sin déficit y en superávit. Bajo el paraguas de las inversiones sostenibles hay desde obras de alumbrado, jardinería, escuelas infantiles hasta planes de empleo.

El Ejecutivo de Rajoy y luego el de Sánchez ya flexibilizaron la regla de gasto el año pasado, lo que ahora volverá a ocurrir con mayor intensidad en septiembre, ya que ahora se podrán incluir más gastos que no cuentan para cumplir con el límite al desembolso. La regla de gasto se introdujo en 2012 con la Ley de Estabilidad y desde entonces su aplicación en el ámbito local permitió sanear las cuentas del conjunto de los municipios, pese a las protestas de ayuntamientos como Madrid o Barcelona, que con Carmena y Colau al frente querían gastar más con choques mediáticos con el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

«Los gobiernos locales estarán menos limitados para elaborar y ejecutar unos presupuestos eficaces y para prestar mejores servicios a la ciudadanía», ha señalado Caballero. Desde el Ministerio de Hacienda señalan que lo único que se ha pactado es un documento base con el que se trabajará en septiembre –y en el que pueden haber cambios– para aprobar esta modificación, si bien el departamento que dirige María Jesús Montero no comulga con todos los puntos dentro del documento.

Gasto disparado en año electoral

Como fuere, la medida llega en un mal momento. El superávit de las corporaciones locales se redujo en los tres primeros meses del año a 119 millones de euros, cuatro veces menos que en el primer trimestre de 2018, y su menor nivel desde 2011. La propia Autoridad Fiscal ha alertado de que el Ayuntamiento de Madrid, en el arranque de año antes de las elecciones municipales cuando lo dirigía Manuela Carmena, va a incumplir la regla de gasto, junto a otros como Córdoba o Las Palmas, con aumentos del desembolso que rondan el 10%. En global, el gasto aumentó un 6,4%, su mayor ritmo desde 2009, cuando irrumpió el Plan E del Ejecutivo de Rodríguez Zapatero que puso a disposición de los consistorios inversiones por 8.000 millones de euros.

Ello se debe, en parte, a la ya flexibilizada regla de gasto que ahora podría suavizarse incluso más Y si las corporaciones locales tienen menos superávit, España corre el riesgo de aumentar su déficit global, ya que el desequilibrio de otros subsectores como la Seguridad Social, las comunidades o el propio Estado era compensado parcialmente por el colchón de los ayuntamientos.