El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos - ABC

Hernández de Cos pide armonización en UE de criterios de concesión de crédito

El gobernador del Banco de España cree que esta medida reduciría la «inacción potencial» de las autoridades nacionales

MadridActualizado:

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha abogado hoy por que la legislación europea recoja normas de armonización de los estándares de concesión del crédito, lo que facultaría al BCE para reforzar esas medidas reduciendo la «inacción potencial» de las autoridades nacionales.

En su intervención en la Segunda Conferencia de Estabilidad Financiera, Hernández de Cos ha dicho también que una de las pruebas para el marco institucional macroprudencial español es ver si es capaz de lograr una coordinación suficiente entre las autoridades para maximizar la eficacia del conjunto de herramientas.

Las políticas macroprudenciales, una de las pocas palancas gestionadas a nivel nacional disponibles, buscan evitar una «relajación excesiva» del crédito y contribuir a la sostenibilidad de la deuda de los hogares y las empresas.

Pero es preciso ser «muy cuidadoso» para evitar que la identificación de riesgos se convierta en una «profecía autocumplida», por lo que al activar cualquier herramienta, es necesario convencer a los interesados de que, incluso si hay costes aparentes a corto plazo, los beneficios a medio y largo plazo son mayores.

En virtud de estas políticas macroprudenciales, el Banco de España puede exigir a las entidades colchones de capital anticíclicos por segmentos de crédito, fijar límites a la concentración del crédito en determinados sectores y otros relacionados con la capacidad de pago de los prestatarios.

No obstante, el diseño de esas políticas plantea desafíos «significativos», porque hay poca experiencia de uso y «escasa evidencia empírica» sobre su efectividad, por lo que consideró que es preciso desarrollar un marco normativo y una estrategia completa.

La idea central de estas políticas es proteger a los bancos «contra el riesgo de fracaso», tanto en las fases bajistas del ciclo como en las alcistas.

Igualmente buscan ayudar a mitigar el riesgo de que la oferta de crédito se vea limitada por el capital regulatorio en las recesiones, lo que podría socavar el desempeño de la economía real y dar lugar a pérdidas de crédito adicionales en el sistema bancario, como ocurrió en la reciente crisis en la economía española.

A su juicio, el coste de la activación tardía del colchón anticíclico puede ser mucho más alto que el derivado de una anticipación excesiva. Si se lanza demasiado pronto, señala, puede acentuar la expansión del ciclo financiero pero si se lanza demasiado tarde, puede implicar un significativo coste a la economía real.

El gobernador ha dicho también que la creación de capacidad de absorción de un «shock» a través de decisiones macroprudenciales no debe utilizarse como un argumento para relajar la política fiscal, que debería crear también colchones durante las etapas alcistas para utilizarlos luego en la fase de caída del ciclo.