Inmueble ofrecido por Barnes
Inmueble ofrecido por Barnes - ABC

Los grandes inversores inmobiliarios huyen de Barcelona y se refugian en Madrid

El 70% de las operaciones realizadas en la capital son protagonizadas por iberoamericanos

MadridActualizado:

Madrid se ha convertido en un destino de referencia para los grandes inversores del sector inmobiliario. La capital, refugio para fortunas iberoamericanas que huyen de la inestabilidad política, crecerá un 2% en este segmento este año. A nivel global, solo Lisboa y Oporto cuentan con una proyección mayor en este ámbito.

Es una de las conclusiones del informe «Global Property Handbook», presentado ayer por la inmobiliaria de lujo Barnes. Un documento que sitúa a la capital de España como la décima ciudad del mundo que más capital atrajo el año pasado, solo superada por Hong Kong, Nueva York, Los Ángeles, Toronto, París, Londres, San Francisco, Sidney y Lisboa.

La inmobiliaria explicó ayer, durante la presentación del estudio, que el crecimiento de Madrid se ha sustentado en la entrada de capital de familias mexicanas y venezolanas que huyen de la inestabilidad de sus respectivos países. Estos inversores protagonizan aproximadamente el 70% de las operaciones que se llevan a cabo en el segmento de alta gama. «Además, en los últimos meses están empezando a llegar también brasileños», especificó ayer la directora de Barnes en Madrid, Anna Molgó. Respecto a los inversores chinos, Molgó explicó ayer que su interés «se ha estabilizado».

La buena salud de la capital en el mercado de las viviendas de alta gama contrasta con el retroceso que vive Barcelona. La Ciudad Condal solía estar presente en el índice de Barnes, pero la inestabilidad política desatada por el desafío soberanista la ha borrado de la lista. «La incertidumbre pasa factura a la inversión en cualquier ciudad del mundo», explicó Thibault de Saint Vincent. presidente de Barnes.

A nivel europeo, desde la inmobiliaria de lujo hacen referencia a la «transferencia de capital» que se ha producido desde Londres a París por el Brexit. Un fenómeno que ha depreciado un 10% los precios en la capital británica. «La caída ha permitido el regreso de población local que había sido expulsada a las afueras por el repunte de los pisos», puntualizó ayer Saint Vicent. Además de París, entre los grandes beneficiados por la salida del Reino Unido de la UE se encuentran, según la inmobiliaria, Fráncfort y Ginebra. Pero no Madrid. «No es una ciudad de referencia en materia financiera. Suele atraer familias», admitió el presidente de Barnes.

Más allá del Brexit, la inmobiliaria de alta gama destacó ayer la inercia positiva que viven ciudades portuguesas como Oporto y Lisboa, que se han visto impulsadas por «un sistema fiscal beneficioso». Es este régimen, según la firma, la que ha provocado que la capital lusa haya pasado de ser un mercado «estrictamente local» a ser un destino en el que los inversores extranjeros tienen un peso del 65%.