Estefanía Ferrer y Ana Cobo, fundadoras de Lico Cosmetics
Estefanía Ferrer y Ana Cobo, fundadoras de Lico Cosmetics - ABC

Lico, cremas «made in Sevilla» que nacen de la pasión por la cosmética de dos ingenieras químicas

La revista Correo Farmacéutico eligió en 2018 su tratamiento African Experience como uno de los más innovadores en el área de antienvejecimiento

Actualizado:

El proyecto de Lico Cosmetics surgió hace dos años a raíz de la pasión por la cosmética de Estefanía Ferrer y Ana Cobo, ingenieras químicas de profesión. Como resultado de sus charlas semanales en una cafetería ubicada en Sevilla, las dos antiguas compañeras de universidad decidieron compaginar sus empleos con el lanzamiento de un proyecto soñado: una marca de cosmética que cumpliera con sus expectativas de eficacia, integrara ingredientes naturales y que a la vez fuera asequible para el bolsillo. «Pasamos meses investigando y probando principios activos traídos de otras partes del mundo. Nos conocían bien en la aduana», explica Ferrer en una entrevista teléfonica. Así, tras muchos ensayos obtuvieron en 2018 la crema que estaban buscando. «Se trata de un producto nicho que se fabrica en unidades bajas, muy controlado y con una calidad muy alta», indica.

Los frascos de Lico salen de un laboratorio de la capital hispalense en el que también se elaboran cosméticos para marcas blancas. «Tenemos contratado el alquiler de una sala en la que además recibimos soporte en las investigaciones», indica Ferrer, quien destaca que todas las pruebas las realizan «en ensayos de laboratorio con núcleos de población, nunca en animales». La intención central de las fundadoras reside en aunar naturaleza e ingeniería en sus cremas. «Apostamos por una formulación sostenible donde conviven materias primas 100% naturales de máxima calidad, de lugares remotos del planeta, y principios activos de alta tecnología con resultados contrastados en laboratorio», señalan en la nota de presentación de la compañía.

De momento y aunque preparan el lanzamiento de otro tratamiento con ingredientes nuevos, solo tienen en cartera dos productos -el Aceite facial seco con vitamina E y el Sérum a base de vitamina C- elaborados a partir de aceites naturales africanos importados del Desierto de Kalahari. Ambos se pueden adquirir en envases de 30 milímetros a un precio de 39,90 euros cada uno. «Nuestro modelo está orientado a vender en la web aunque se han ido añadiendo puntos de venta tras la petición de algunas clientas».

Desde Lico Cosmetics defienden que sus cremas permiten la reducción de arrugas y líneas de expresión, la disminución de manchas y la hidratación de la piel en una horquilla que va del 67% al 80% de la muestra de personas tratadas. «Los valores de la marca tienen que ver con la defensa de la belleza natural y con tener la mejor piel posible a cada edad», argumenta Ferrer.

A pesar de la corta trayectoria de esta enseña, su calidad ya ha sido reconocida. La revista Correo Farmacéutico eligió el año pasado su tratamiento African Experience como uno de los más innovadores en el área de antienvejecimiento. «No resultamos ganadoras, pero nos sorprendió estar entre los finalistas junto a grandes marcas de dermocosmética», señala Ferrer.