Una mala estrategia fiscal

«Subir los impuestos en una economía en desaceleración sólo contribuye a acentuar esta y más en un país en el que la carga fiscal directa y real soportada por los hogares y por las empresas es muy elevada»

María Gómez Agustín
Actualizado:

El Plan de Estabilidad 2019-2022 remitido por el Gobierno a Bruselas sustenta la estrategia de reducción del déficit público en una subida de los impuestos en esta legislatura de 22.616 millones de euros. Las medidas estelares que concretarán el alza impositiva se centran en sociedades y en la introducción de dos figuras tributarias nuevas: el Impuesto de Transacciones Financieras y el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales. En paralelo se produce un aumento de los tipos marginales del IRPF para las rentas superiores a los 130.000 euros/año y para las superiores a 300.000 mil, de la fiscalidad sobre el Patrimonio y de la que recae sobre las rentas del capital.

De entrada, la experiencia de los planes de consolidación fiscal

María Gómez AgustínMaría Gómez Agustín