Amin Nasser, presidente de Aramco
Amin Nasser, presidente de Aramco - Reuters

La mayor petrolera del mundo se prepara para dar su salto a la Bolsa

El presidente de la petrolera saudí, Aramco, Amin Nasser, no especificó ni las cantidades ni los porcentajes de esta operación, que, añadió, depende de «una decisión gubernamental»

Actualizado:

El presidente de la petrolera saudí, Aramco, Amin Nasser, afirmó que la mayor petrolera del mundo está «preparada» para empezar a ofertar acciones, aunque todo dependerá de la decisión del Gobierno de Arabia Saudí.

Durante su comparecencia en el Congreso Mundial de Energía en Emiratos Árabes Unidos, Nasser aseguró que Aramco está lista para un proceso de venta de participaciones en dos fases, que contemplaría una adjudicación parcial directa a inversores extranjeros interesados.

Nasser no especificó ni las cantidades ni los porcentajes de esta operación, que, añadió, depende de «una decisión gubernamental».

El nuevo ministro saudí de Energía, Abzulaziz bin Salman, expresó durante el congreso su respaldo a una salida a Bolsa de Aramco «lo más pronto posible».

La salida a Bolsa de Aramco es uno de los pilares que permitiría financiar el proyecto Visión 2030 del príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, para modernizar la economía del país y reducir su dependencia del crudo.

Los preparativos se están acelerando porque las autoridades saudíes quieren aprovechar la positiva reacción a la emisión de bonos realizada por Saudi Aramco en abril, en la que se captaron unos 12.000 millones de dólares (10.700 millones de euros).

Las autoridades de Arabia Saudí también creen que la presión mundial sobre el país tras el asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi en octubre del año pasado está disminuyendo.

El Gobierno saudí necesita los fondos de esta operación para financiar los gastos sociales y militares, y también para pagar Neom, una futurista ciudad que está construyendo con un coste de 500.000 millones de dólares (446.000 millones de euros).

Este mayor gasto público provocará un déficit del 7 % del producto interior bruto (PIB) en 2019, muy por encima de la previsión del Ejecutivo saudí (4,2%), según indicó en mayo el Fondo Monetario Internacional (FMI).