EFE

México liquida el contrato de FCC y Acciona para construir la terminal del aeropuerto

El consorcio —formado también por las mexicanas ICA y Carso— ha recibido ya un pago de 7.165 millones de pesos de los 14.220 millones

Actualizado:

El Gobierno de México liquidó el viernes el contrato que había sido adjudicado a un consorcio en el que participaban las españolas Acciona y FCC para construir la terminal del cancelado Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Así, México desembolsará un total de 14.220 millones de pesos (670 millones de euros) para liquidar el contrato que originalmente era de 84.828 millones de pesos (casi 4.000 millones de euros), lo que representa un 16,7% de lo que habría costado la obra que estaba completada al 5,26%, según un comunicado oficial.

El consorcio —formado también por las mexicanas ICA y Carso— ha recibido ya un pago de 7.165 millones de pesos de los 14.220 millones. Mediante este acuerdo, las empresas concilian tres demandas impuestas alrededor del proyecto que dio comienzo en febrero de 2015 durante el gobierno del entonces presidente Enrique Peña Nieto, cuyo mandato terminó el 1 de diciembre.

La obra estaba completada al 30% cuando fue suspendida al inicio de la administración de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien afirma que la canceló por corrupción, a pesar de que no ha presentado evidencia de que los contratos hayan sido otorgados a cambio de sobornos.

El contrato de la terminal era el principal del suspendido Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, una mega obra de unos 11.400 millones de euros. En octubre del año pasado —dos meses antes de convertirse en presidente— AMLO organizó un referéndum sobre el futuro del nuevo aeropuerto en el que el 69,9% de los votantes optaron por cancelarlo. Apenas 1,7 millones de mexicanos (un 1,9% del censo electoral) participó en la votación.

A la fecha, el Gobierno mexicano ha liquidado ya algo más de 550 de los 668 contratos que habían sido otorgados para desarrollar la obra de infraestructura. Otras empresas españolas que estaban involucradas en el proyecto y que serán afectadas por la cancelación son Sacyr y Aldesa. Sacyr, había conseguido un contrato por 62,5 millones de euros para realizar la cimentación, mientras que Aldesa formaba parte de un consorcio para edificar la torre de control por unos 53 millones de euros.