Los precios hoteleros aumentan un 2,1% en mayo con respecto al mismo mes de 2018
Los precios hoteleros aumentan un 2,1% en mayo con respecto al mismo mes de 2018 - EFE

El «motor» turístico sigue rindiendo: Las estancias hoteleras suben un 2,1% entre enero y mayo

Solo en el quinto mes del año, el número de pernoctaciones crece un 0,4% en tasa interanual, hasta más de 32 millones de registros, con una caída del 2,1% en las pernoctaciones de los extranjeros

MadridActualizado:

Las pernoctaciones en establecimientos hoteleros han subido un 1,4% entre enero y mayo en comparación con el mismo periodo de 2018, según los datos difundidos este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Solo en mayo, el número de estancias se han elevado un 0,4% en tasa interanual, hasta más de 32 millones de registros, con una caída del 2,1% en las pernoctaciones de los extranjeros que se compensó con la subida del mercado nacional, un 6,5%.

Los destinos favoritos en este periodo primaveral se han concentrado en Andalucía, con un incremento en el número de registros hoteleros del 11,6%. La segunda en la lista de preferencias es Cataluña, aunque tuvo un descenso de pernoctaciones del 3,4%, en tanto que la Comunidad Valenciana ha consolidado un lugar en el podio tras crecer en este indicador un 12,4%.

Los precios hoteleros han aumentado un 2,1% en mayo con respecto al mismo mes de 2018, lo que supone que han subido en doce de los trece últimos meses. El empleo en los alojamientos hoteleros ha encadenado sesenta meses de incrementos en tasa interanual, puesto que en mayo ha subido un 2,7%.

Más turistas británicos, menos alemanes

Los extranjeros ha optado por Baleares como el destino principal para alojarse en hoteles (30,2% del total), si bien las pernoctaciones bajaron un 2,4 % en mayo. Por orden de preferencias le han seguido Canarias y Cataluña, ambas con un descenso en el número de estancias del 7% y 0,9%, respectivamente.

El mercado británico, el más importante por volumen de estancias, ha crecido un 2,3% en mayo, mientras que el alemán, el segundo en importancia, disminuyó un 15,8 %.