Nadia Calviño, nueva ministra de Economía | Vídeo: Así es el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez - EFE

Nadia Calviño cobrará 140.000 euros menos al año por ser ministra de Economía

Como directora general de Presupuestos de la Comisión Europea percibía más de 215.000 euros por ejercicio, frente a los 73.000 que recibirá en el Gobierno

MADRIDActualizado:

El primer sacrificio de Nadia Calviño al aceptar ser ministra de Economía afecta a la nómina. Al renunciar a su cargo de directora general de Presupuestos de la Comisión Europea, la española cobraba 216.480 euros al año, es decir, algo más de 18.000 euros al mes en doce mensualidades, de acuerdo a la información de altos cargos de la propia Comisión. Calviño hubiera seguido hasta acabar mandato el año que viene, cuando se renueva la Comisión Europea y hay elecciones. En dicho cargo, los altos funcionarios tienen un escalón que va entre el 15 y el 16 con varios niveles salariales. Calviño, como mano derecha del comisario Günther Oettinger, estaba en este escalafón.

Un sueldo que menguará considerablemente cuando aterrice en el Ministerio de Economía: como titular de la cartera cobraría en torno a los 73.650 euros, el sueldo que tenía Román Escolano, según el Portal de Transparencia. Es decir, percibirá unos 140.000 euros menos al año o, si cogemos doce mensualidades, casi 12.000 euros menos al mes.

El caso de Calviño no es aislado al observar los últimos movimientos en el Ministerio de Economía a organismos europeos. Precisamente, su predecesor en el cargo, Román Escolano, perdió un sueldo mensual de 23.000 euros –más de 277.000 al año– por dejar de ser vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para ser ministro. En su lugar, Emma Navarro, antigua secretaria general del Tesoro, pasó de ganar 109.834 euros –más que el ministro– a 167.000 euros más al pasar a ser la número dos del BEI.

Algo parecido ocurrió con Luis de Guindos, que al dejar de ser ministro de Economía para ser vicepresidente del BCE hasta 2026, ha pasado a ganar 334.080 euros al año, unos 260.000 euros más que como ministro y con más estabilidad en el cargo. Estos importes simbolizan que los sueldos en política en España palidecen frente a los países de nuestro entorno y aún más con las instituciones comunitarias.