REUTERS

Norwegian, la historia de una ambición de altos vuelos

Nació como aerolínea regional, se reinventó como low cost por obligación y ahora ha dado jaque a Ryanair

J. P. JOFRÉ
MADRIDActualizado:

«Norwegian desaparecerá en cuatro o cinco meses, pierde dinero a diario y no tiene para pagar los aviones que ha encargado», decía el consejero delegado de la aerolínea irlandesa Ryanair, la mayor low cost de Europa, Michael O’Leary, a principios de septiembre. La semana pasada, Norwegian —la segunda mayor aerolínea de Escandinavia— confirmaba el fichaje de 140 pilotos de su rival. La fuga de personal obligó a Ryanair a cancelar y modificar 18.000 vuelos programados entre noviembre y marzo. Mientras O’Leary explicaba que no estaban escasos de pilotos, sino que se habían liado en la distribución de las vacaciones de estos empleados tras superar el pico del verano. Touché. Norwegian, que no para de expandirse, ha ganado como visitante.

La aerolínea de bajo coste noruega, con base de operaciones en el aeropuerto de Oslo-Gardermo, busca completar su plantilla en la nueva base operativa en el aeropuerto de Dublín, que abrirá a finales de año. «El sentido común nos dice que, estando en Irlanda, una gran parte de los tripulantes serán de Ryanair», ha justificado un portavoz de la aerolínea noruega. Norwegian, que ya procedió de manera similar en Barcelona cuando contrató 70 tripulantes de Vueling para consolidar su implantación en el aeropuerto del Prat, nació como aerolínea regional, se reinventó como low cost por obligación y ahora se ha embarcado en una ambiciosa expansión.

La estrategia de Norwegian ha hecho mella en el gigante del low cost. Ryanair se encuentra en caída libre

Oficialmente Norwegian Air Shuttle ASA —código IATA: DY— fue fundada el 22 de enero de 1993 como una empresa regional efectuando vuelos en el oeste de Noruega tras la bancarrota de Busy Bee. Hasta 2002, operaba con aviones Fokker 50, alquilados a Braathens. Desde el primero de septiembre de 2002 la aerolínea fue rebautizada como Norwegian y comenzó a efectuar vuelos como aerolínea de bajo coste con seis Boeing 737-300 alquilados, en las rutas Oslo-Bergen, Oslo-Trondheim, Oslo-Tromsø y una semana más tarde, la ruta Oslo-Stavanger. Desde entonces se ha expandido rápidamente, abriendo base en Varsovia-Chopin, comprando la aerolínea sueca FlyNordic en 2007 y entrando en el mercado de Copenhague en 2008, año en que llega el primer Boeing 737-800 de fábrica para la compañía.

Norwegian comienza a operar vuelos de largo radio a Asia y a Estados Unidos a través de una filial propia: Norwegian Long Haul cuya flota está compuesta en exclusiva de Boeing 787. Norwegian Long Haul dispone de un certificado de operador aéreo propio. Por su parte, Norwegian Air International (NAI), la filial irlandesa de Norwegian con sede en Dublín ha obtenido por parte del departamento de Transporte (DOT) de Estados Unidos la licencia de operador extranjero que le permite volar entre EE.UU. y Europa.

La estrategia de Norwegian ha hecho mella en el gigante del low cost. Ryanair se encuentra en caída libre: esta semana tras comunicar que cancelaba nuevos vuelos que afectarían a otros 400.000 pasajeros (que se sumarán a los 315.000 que padecieron los 2.000 vuelos cancelados en septiembre y octubre por el descuadre en la asignación de las vacaciones a pilotos), la Autoridad Británica de Aviación Civil (CAA) ha informado que investigará a la low cost irlandesa por posible infracción de los derechos de los clientes debida a la desinformación continuada sobre dichas anulaciones de vuelos. En un comunicado, la CAA señala que se ha tomado esta decisión ya que Ryanair sigue «engañando de manera persistente a sus clientes sobre sus derechos a compensaciones». Ryanair ha explicado en un comunicado que reducirá su ritmo de crecimiento en invierno (del 9% previsto al 4%) volando 25 aeronaves menos de su flota de 400 aviones. O’Leary no acertó en sus predicciones, lejos de esfumarse en el aire, Norwegian recoge los resultado de su ambición de altos vuelos.

Plena expansión en España

En nuestro país, Norwegian operó su primer vuelo en 2003 y hoy ofrece 165 rutas en catorce aeropuertos nacionales, de los cuales siete, entre ellos los de Gran Canaria y Tenerife Sur, son bases operativas de la compañía. Esta semana, la aerolínea ha anunciado la oferta de medio millón de plazas entre Canarias y la Península para la temporada de verano de 2018, que comienza el 25 de marzo y acaba el 27 de octubre, unos asientos que ya ha comenzado a comercializar y cuyo volumen es similar al del verano anterior. Ya es posible reservar vuelos de Gran Canaria a Madrid, Barcelona y Málaga; de Tenerife Norte a Madrid y Barcelona, y de Tenerife Sur a Málaga y Bilbao. Este verano Norwegian inició los vuelos intercontinentales desde Barcelona hacia varios destinos de EE.UU., el siguiente paso puede ser atreverse con los vuelos hacia Latinoamérica, el gran negocio de Iberia.