Críticas del sector privado

El plan de Adif para liberalizar el AVE complica la rebaja de los billetes

Las empresas que optan a la apertura del mercado cuestionan el sistema de cánones y las bonificaciones que ofrecerá Adif

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La liberalización del AVE en España, prevista para finales de 2020, despertó en un primer momento un gran interés en el sector privado. Pero en los últimos meses han aparecido distintos obstáculos que han enfriado los ánimos. El último ha sido la propuesta de cánones de Adif (las tarifas que cobra a los operadores ferroviarios por utilizar sus vías y estaciones), que ha provocado que varios operadores no vean ya «recorrido» para bajar el precio de los billetes tras la liberalización.

Según ha podido saber este periódico, el gestor ferroviario mantuvo un encuentro con las empresas interesadas en el proceso (Talgo, Acciona, Ilsa, Renfe, SNCF, Arriva...) el miércoles en el que les comunicó sus planes. A la reunión también acudieron representantes de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), ya que este organismo debe pronunciarse sobre la propuesta realizada por la empresa pública. Distintas compañías presentes en la reunión aseguran que fue un encuentro «tenso», en el que la empresa pública explicó a los operadores la letra pequeña de la liberalización ferroviaria.

En teoría, Adif había dibujado un sistema para bajar estos peajes hasta un 22%, y, además, ofrecer bonificaciones de hasta el 50% en el pago de los mismos. Asimismo, la compañía pública había anunciado que publicará los cánones hasta 2024 para ofrecer «certidumbre» a los operadores ferroviarios.

En las reuniones mantenidas durante las últimas horas, sin embargo, Adif ha desgranado las condiciones de este sistema. Para empezar, la caída de tarifas del año que viene, cuando se abre el mercado a la competencia, se limitará a determinados trayectos, como el Madrid-Barcelona y el Madrid-Sevilla. En otras rutas, los cánones subirán. Y las posibles bonificaciones solo se podrán obtener si se consiguen incrementos de tráfico superiores a los previstos inicialmente por la compañía pública.

Fuentes empresariales destacan la dificultad de que se cumpla este supuesto: «Es muy difícil que se logren incrementos tan altos durante el primer año». Además, critican que la compañía pública ha puesto sobre la mesa recargos adicionales, «como el que deberán cumplir los trenes con gran capacidad».

Todas estas condiciones complican aún más el previsible abaratamiento de los billetes de tren una vez se abra el mercado. Los operadores ya tendrán que hacer frente a factores como la escasez de trenes y la de maquinistas para competir con Renfe. A ello se suma ahora unas duras condiciones por parte del administrador de la red ferroviaria. Fuentes de Adif, sin embargo, destacan que «hay compañías que sí han quedado conformes con la propuesta» y que las subidas que se contemplan para el año que viene son «ligerísimas». Además, recuerdan que este sistema de cánones todavía está sujeto a las alegaciones que se presenten en los próximos días y que podría ser modificado.

Tanto el sector privado como la CNMC pueden presentar sus particulares recursos a las condiciones impuestas por Adif. En este contexto, fuentes de Competencia explican que han recibido esta misma semana toda la documentación y que todavía están «analizando el impacto que puede tener este sistema en el mercado».

En el sector esperan que el 31 de octubre ya se conozca el sistema definitivo. Las compañías interesadas en presentarse a la liberalización tienen hasta ese día para presentar su candidatura. Una vez se cierre el plazo, Adif tendrá hasta diciembre para escoger a las dos compañías (o consorcios) que competirán con Renfe a partir del año que viene.

El parón político

Todo este proceso puede verse todavía más enfangado por la incertidumbre política. Y es que Adif necesita que se aprueben los Presupuestos de 2020 para implantar su nuevo sistema de cánones. La presidenta de la compañía publica, Isabel Pardo de Vera, anunció que intentaría desvincular las cuentas de la empresa de la aprobación de los Presupuestos. Pero para ello necesita el respaldo de la mayoría parlamentaria.

Por tanto, si finalmente no se aprueban nuevos Presupuestos, se mantendrán los cánones actuales. Un sistema de tarifas que, según un expediente de la CNMC incoado durante el pasado mes de marzo, fue inflado por Adif en 43 millones de euros.