El presidente de la ATA, Lorenzo Amor, junto con la presidenta de la ATA de Valladolid, Soraya Mayo
El presidente de la ATA, Lorenzo Amor, junto con la presidenta de la ATA de Valladolid, Soraya Mayo - EFE

La ATA prevé que en 2018 los autónomos creen 135.000 empleos

La entrada de la nueva ley en enero favorecerá que este colectivo genere un mayor número de empleos y se reduzca la economía sumergida en España

MadridActualizado:

La Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) prevé que el próximo año este colectivo llegue a generar un total de 135.000 empleos. En concreto, espera que haya 65.000 autónomos más y que el conjunto del colectivo cree otros 70.000 asalariados. Los factores de este crecimiento se debe a la nueva ley de autónomos que entrará en vigor el próximo mes de enero. La medida estrella de esta normativa será la extensión de la tarifa plana de 50 euros, hecho que está provocando que muchos trabajadores retrasen su alta como autónomo hasta el primer mes de 2018.

La subida del número de autónomos por la tarifa plana también favorecerá que se reduzca la economía sumergida en España, ya que según la ATA, desde que entró en vigor han aflorado 450.000 empleos irregulares de los más del millón de autónomos que se acogieron a ella. Además, desde la asociación valoran que la mejora de la economía augura un entorno favorable para este colectivo.

Estas previsiones positivas para el próximo año viene contrastan con las cifras de 2017. En más de la mitad de las comunidades autónomas ha bajado el número de este colectivo. Especialmente en Cataluña, donde desde el mes de octubre se han dado de baja 2.587 autónomos.

Este colectivo lleva años sufriendo la morosidad, son los más vulnerables en el retraso de los pagos y este hecho causa el cierre de 1 de cada 4 negocios. La ley marca un límite de días para abonar las facturas (30 para las administraciones públicas y 60 para las empresas privadas), pero la gran mayoría excede en los plazos. Es por ello que el próximo año también entre en vigor la Ley de Morosidad que castigará aquellas empresas que se retrasan en sus pagos.