Rajoy recibió este mes en La Moncloa a representantes de este colectivo
Rajoy recibió este mes en La Moncloa a representantes de este colectivo - JAIME GARCÍA

Reconocen como enfermedades profesionales de las «kellys» el túnel carpiano y la bursitis

Principio de acuerdo entre el Gobierno y los sindicatos sobre las camareras de piso de hotel

MadridActualizado:

CC.OO. y UGT han anunciado hoy que han llegado a un preacuerdo con el Gobierno para incluir dentro del cuadro de enfermedades profesionales algunas de las dolencias específicas que padecen las camareras de piso de hotel («kellys»), unas 150.000 en todo el país, lo que se aprobaría mediante resolución de la Seguridad Social para su inmediata aplicación.

En concreto, se reconocerán como enfermedades profesionales patologías que hasta la fecha no se vienen tratando adecuadamente (síndrome del túnel carpiano, bursitis y epicondilitis). Asimismo, un grupo de trabajo abordará otras patologías dorso lumbares no reconocidas en el cuadro de enfermedades profesionales, como la contractura de Dupuytren, para su posterior inclusión y la consiguiente modificación del mismo.

El síndrome de túnel carpiano causa dolor y otros síntomas en la mano debido a la irritación de un nervio en la base de la muñeca, mientras que la bursitis es la inflamación de alguna de las articulaciones. La epicondilitis, conocida también como «codo del tenista», es una lesión caracterizada por dolor en la cara externa del codo, en la región del epicóndilo.

Según un comunicado de UGT, el grupo de trabajo sobre enfermedades profesionales de las camareras de piso, dentro de la mesa tripartita por la calidad en el empleo del sector de hostelería, ha llegado a este preacuerdo con la abstención de la patronal de hostelería (representada por CEOE-Cepyme).

En el momento en el que se llegue a un acuerdo definitivo, aseguran ambos sindicatos, se llevará a cabo una campaña pública de difusión por parte de las administraciones públicas y los agentes sociales para dar a conocer las nuevas medidas.

En la mesa participan UGT, CCOO, CEOE-Cepyme, la Administración central y los gobiernos autonómicos de Baleares, Canarias, Madrid y Andalucía.