El informe dice que ha bajado la participación de los parados en la formación
El informe dice que ha bajado la participación de los parados en la formación - FOTOLIA

La recuperación del empleo avanza a dos velocidades

Los colectivos más vulnerables son los trabajadores de bajo nivel educativo,aquellos provenientes del sector de la construcción y los mayores de 50 años, según un informe de Fedea

MADRIDActualizado:

El desempleo de larga duración es un riesgo para la cohesión social y dificulta la plena recuperación de la economía española, según un informe de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), que alerta del fuerte deterioro de las perspectivas de empleo de este colectivo. El estudio, hecho por Fedea en el marco de un proyecto del banco estadounidense JP Morgan para mejorar el mercado laboral a nivel mundial, apunta que el desempleo de larga duración está "mucho más generalizado y arraigado" en España que en el resto de países de Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Asimismo, el documento destaca que la situación es "especialmente grave" en el caso de los parados de muy larga duración, aquellos con más de dos años en el paro, que representan casi el 10% de la población activa.

Según Fedea, hay una recuperación a dos velocidades, una con claros signos de mejora para los parados de corta duración y otra, la de los desempleados de larga duración, cuyas probabilidades de encontrar trabajo "continúan en los niveles más bajos desde el comienzo de la crisis".

Además, los colectivos más vulnerables como los trabajadores de bajo nivel educativo,aquellos provenientes del sector de la construcción y los mayores de 50 años, están "fuertemente sobrerrepresentados" entre los parados de muy larga duración.

El informe señala que el carácter generalizado del paro de larga duración refleja la escasez de demanda de trabajo en los últimos años, al tiempo que advierte de que también hay "obstáculos" por el lado de la oferta. Fedea considera que la reinserción laboral de estos colectivos pasa por la asistencia intensiva y personalizada por parte de las instituciones en forma de orientación profesional.

Por ello, subraya que aunque ha habido mejoras en las políticas activas de empleo en los últimos años, son necesarias nuevas reformas para garantizar una recuperación inclusive y pone el acento en modernizar los servicios públicos de empleo y en fortalecer su colaboración con las agencias de colocación privadas.

El documento dice que ha bajado la participación de los parados en la formación y en la educación no regalada durante la crisis, lo que explica por la caída de fondos públicos asignados a la cualificación, ante lo que ve prioritario fomentar que los trabajadores menos cualificados se formen con planes de segunda oportunidad flexibles.