AVE en la estación de Renfe en Alicante
AVE en la estación de Renfe en Alicante - JUAN CARLOS SOLER

Renfe asegura que posee los derechos de la marca «AVE» para el transporte de pasajeros

La Oficina de Propiedad Intelectual de la UE que restringía el uso del logotipo del AVE en ciertas circunstancias

MadridActualizado:

Renfe ha precisado hoy que conserva todos los derechos de uso de la marca 'Ave' para los servicios de transporte de viajeros, tanto en España como en la Europa comunitaria, y que la sentencia del Tribunal General de la Unión Europea (UE) se refiere sólo a los aparatos de locomoción terrestre.

Este tribunal ha desestimado el recurso de Renfe contra una resolución de la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE que restringía el uso del logotipo del AVE en ciertas circunstancias.

Según Renfe, la sentencia sólo afecta a la llamada 'clase 12' de esa oficina encargada de las marcas, que se refiere a aparatos de locomoción terrestre. Para esa clase ya existía un registro previo de la marca 'ave' por parte de un fabricante alemán de bicicletas eléctricas, ha explicado Renfe.

Por ello, la compañía ferroviaria ha negado «categóricamente» que haya perdido la marca 'Ave' en la UE. Según Renfe, la empresa tiene debidamente registradas sus marcas, «y por tanto jurídicamente protegidas», tanto a nivel nacional como comunitario, especialmente la marca 'Ave'.

La compañía ha recalcado que, al no afectar a la llamada 'clase 39' de la Oficina de Marcas, la referida al transporte de viajeros, la sentencia «no tiene ningún efecto práctico sobre los usos en los que Renfe aplica la marca Ave».

La sentencia de Europa

El Tribunal General de la UE desestimó el recurso de Renfe contra la resolución de la Oficina de Propiedad Intelectual al entender que no actuó «con toda la diligencia necesaria requerida por las circunstancias», ya que no respetó el plazo establecido para presentar el recurso en inglés, según un comunicado de esa institución comunitaria.

Sin embargo, Renfe ha asegurado que abonó las tasas oportunas y presentó las alegaciones en tiempo y forma y en el idioma del procedimiento correspondiente (inglés). Según Renfe, sólo presentó en castellano un formulario de trámite que la propia oficina facilita en su web.

La compañía ha señalado que, a pesar de que la sentencia «no tiene ni tendrá ningún efecto práctico», se reserva el derecho a ejercer las acciones legales pertinentes en defensa de sus derechos. La sentencia puede ser recurrida ante el Tribunal de Justicia de la UE.