Táboas ha explicado que hay margen para que las tarifas del servicio «low cost» sean hasta un 40% más baratas que las actuales
Táboas ha explicado que hay margen para que las tarifas del servicio «low cost» sean hasta un 40% más baratas que las actuales - JUAN CARLOS SOLER

Renfe lanzará su AVE «low-cost» ocho meses antes de que llegue la competencia

La empresa impulsará, en la Semana Santa de 2020, otro servicio Madrid-Barcelona

Actualizado:

Suenan tambores de guerra en el sector ferroviario. Mientras el sector privado se prepara para asaltar el monopolio de Renfe, el operador ferroviario perfila nuevos baluartes. El más inminente será un AVE «low cost» que unirá Madrid y Barcelona a partir de la Semana Santa de 2020.

El presidente de la compañía pública, Isaías Táboas, confirmó ayer en un desayuno informativo que el lanzamiento de este nuevo servicio se adelantará ocho meses a la apertura del mercado, prevista para la segunda quincena del mes de diciembre. Así, Renfe afrontará la avalancha de competidores con una línea ya madura.

El directivo hizo referencia a este calendario explicando que todos los trenes se tienen que probar «hasta que se consigue el producto que quieres», ha apuntado. Eso sí, el presidente de Renfe rechazó comentar la marca bajo la que operará este nuevo servicio y las tarifas que tendrá, porque de esta forma se darían «pistas a la competencia». La intención de la compañía pública es que el tren le «robe» pasajeros a medios de transporte alternativos como el avión o el autobús tras la liberalización del mercado, que ha sido impuesta por la UE en todo el Viejo Continente.

Táboas recordó ayer que la compañía pública trabaja desde hace tiempo en un producto de alta velocidad de bajo coste «para hacer frente a las necesidades de mercado». En la presentación del plan estratégico de la compañía, producida el pasado mes de diciembre, el directivo destacó que la intención de la empresa es que su nuevo servicio sea hasta un 40% más barato que los AVE actuales, que tienen un precio medio de 52 euros.

Los planes del operador pasan por reacondicionar parte de su flota para destinarla a este servicio, que competirá previsiblemente con el AVE de bajo coste que tiene previsto lanzar en España el homólogo francés de Renfe, la SNCF. Y es que el operador galo ha admitido recientemente que está preparando su aterrizaje en el mercado nacional, ya sea solo o con un socio local.

No es, ni mucho menos, la única firma interesada en la apertura del mercado. Compañías como Globalvia, Globalia, Alsa y Avanza, además de operadores extranjeros como la alemana Deutsche Bahn, pretenden competir con Renfe dentro de un año y medio. Las que finalmente lleguen a la apertura del mercado, se encontrarán con una línea de bajo coste ya operativa en uno de los corredores de España más atractivos.