Reuters

Ryanair se blinda ante un Brexit duro limitando los derechos de los accionistas británicos

La aerolínea impone restricciones para cumplir con la normativa europea, que exige más del 50% del capital esté en manos comunitarias

MadridActualizado:

Ryanair limita la presencia de británicos en su capital social. La compañía irlandesa ha informado este lunes a la Bolsa de Londres que, «en caso de un Brexit duro», limitará los derechos de los accionistas británicos para cumplir con los requisitos de control y propiedad exigidos por la Unión Europea.

Para mantener sus licencias de vuelo, la normativa comunitaria exige a las aerolíneas que su toma de decisiones y más del 50% de su capital social estén en manos europeas. Si finalmente el Reino Unido sale de forma abrupta de la unión, los accionistas británicos pasarían a ser considerados extracomunitarios por Bruselas. Y esto podría elevar el porcentaje de inversión no comunitaria por encima del mínimo legal en aerolíneas como Iberia o la propia Ryanair.

En este contexto, la junta directiva de la «low cost» irlandesa ha decidido actuar. El pasado viernes, este órgano decidió que considerará «acciones restringidas» las que estén en manos de inversores británicos si se produce un Brexit sin acuerdo. Como consecuencia de esta decisión, estos accionistas no tendrán derecho a asistir, hablar o votar en las juntas generales de accionistas que se convoquen.

La compañía irlandesa ha destacado que estas restricciones están presentes en sus estatutos sociales y forman parte de sus planes de contingencia ante la amenaza del Brexit. El consejero delegado de la compañía, Michael O'Leary, ya había anunciado en el pasado que estaba dispuesto a limitar la presencia de británicos en su capital social si no había acuerdo.

Además de articular estas restricciones, la firma ha obtenido un Certificado de Operador Aéreo (COA) por parte de la autoridad de aviación civil británica (CAA por sus siglas en inglés) un Certificado de Operador Aéreo (COA). Esto le permitiría operar, en caso de Brexit duro, dentro del Reino Unido. Pero no en la Unión Europea.

No solo Ryanair está imponiendo restricciones a sus accionistas por el Brexit: easyJet tiene en marcha planes similares. Por su parte, IAG, el holding que integra a Iberia, British Airways, Vueling, Aer Lingus y Level, ha decidido limitar la presencia de extracomunitarios en su accionariado, pero no de los británicos. Esto, en la práctica, no supondría una solución si hay un Brexit duro.

Ante la amenaza de un caos aéreo, la Unión Europea ha decidido dar seis meses adicionales al sector desde que se produzca el Brexit para adecuar su capital social a la nueva realidad del Reino Unido. Es decir, las aerolíneas tienen de plazo hasta octubre para desarrollar sus planes de contingencia ante este fenómeno.