El consejero delegado de Ryanair, Michael O´Leary
El consejero delegado de Ryanair, Michael O´Leary - IGNACIO GIL

Ryanair inicia un ERE para 512 empleados en España tras el cierre de cuatro bases

Las terminales afectadas son las de Las Palmas, Tenerife, Girona y Lanzarote

MadridActualizado:

Ryanair ha comunicado este viernes formalmente a los sindicatos que abrirá un proceso de despido colectivo tras cerrar las bases de Las Palmas, Tenerife Sur, Gerona y Lanzarote el próximo 8 de enero. Un procedimiento que puede afectar a 512 trabajadores.

Entre estas cuatro bases, la de Gerona es la que cuenta con más plantilla (164 empleados contando con pilotos y tripulantes de cabina). Le siguen Tenerife Sur (156 empleados), Las Palmas (110) y Lanzarote (82).

La aerolínea ya comunicó a su plantilla, hace algunas semanas, que pretendía cerrar las bases de Las Palmas y Tenerife Sur. Un anuncio que fue interpretado por la Administración canaria como un «chantaje» para lograr más ayudas. Finalmente la compañía ha cumplido su amenaza. Y, además, ha decidido incluir las bases de Gerona y Lanzarote en su particular plan de recortes.

La dirección de la «low cost» justifica estos cierres por los retrasos en las entregas de los aviones MAX que ha encargado a Boeing. Además, también tiene en cuenta el impacto que puede tener un Brexit duro en la llegada de turistas británicos a las Islas Canarias. Los sindicatos, sin embargo, consideran que la decisión de Ryanair está motivada porque «aplicar la legislación laboral española les sale más caro que contratar a nuevas tripulaciones a través de otras empresas donde las condiciones son más precarias».

El secretario de Organización de USO Ryanair, Jairo Gonzalo, ha denunciado que mientras anunciaba este ERE la compañía publicaba «ofertas de trabajo para Laudamotion en Madrid y Barcelona»

Como respuesta al cierre de estas bases, los tripulantes de cabina de Ryanair han convocado huelga para los días 1, 2, 6, 8, 13, 15, 20, 22, 27 y 29 de septiembre. Los servicios mínimos de estos paros tendrán que ser fijados por el Ministerio de Fomento, después de que empresa y trabajadores no hayan logrado ponerse de acuerdo.