El presidente de la CEOE Joan Rosell y José Luis Bonet en rueda de prensa
El presidente de la CEOE Joan Rosell y José Luis Bonet en rueda de prensa - ISABEL B PERMUY

El saldo de empresas creadas en el siglo XXI en España supera las 200.000 nuevas compañías

Según la CEOE, esta evolución se debe en buena parte a la disminución del tamaño empresarial en el periodo de crisis.

MadridActualizado:

El saldo entre creación y destrucción de empresas entre 1999 y 2015 ha sido positivo en 214.891 nuevas firmas, según un informe de la CEOE sobre el impacto en el tejido empresarial de los ciclos económicos en España desde el comienzo del siglo XXI.

El documento está basado en datos ofrecidos por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social y ha sido analizado hoy por la Junta Directiva de la patronal. En el mismo se señala que en la fase expansiva del ciclo, entre 1999 y 2007, el número de empresas creció en 334.264, alcanzando un máximo de 1.405.938.

En cambio, durante la etapa recesiva, 2007 a 2013, las empresas disminuyeron en 159.771. En la que denominan como fase de recuperación (2013-2015), el número de empresas aumentó en 40.398, situándose a finales del pasado año en 1.286.565.

El crecimiento de las empresas durante la recuperación se ha concentrado en las más pequeñas, mientras que la contratación tuvo lugar especialmente en las de más de 250 trabajadores.

Así, el crecimiento del tejido empresarial entre 2013 y 2015 corresponde en un 70,12% a empresas de 1 a 9 trabajadores, en un 25,54 % a empresas de 10 a 49 trabajadores, en un 3,64% a empresas de 50 a 249 trabajadores y en un 0,70 % a empresas de más de 250 empleados.

En total, las empresa de menor tamaño, el segmento preponderante y el único cuya proporción ha aumentado desde 1999, ha pasado de ser el 85,50 % del total al 87,39 %.

Según la CEOE, esta evolución se debe en buena parte a la disminución del tamaño empresarial en el periodo de crisis. Entre 1999 y 2015, las empresas medianas -de entre 10 y 49 trabajadores- han visto reducida su participación desde un 12,34 % a un 10,66 %.

Las que tienen entre 50 y 249 han pasado de ser un 1,83 % a ser un 1,63 %, mientras que las más grandes, por encima de 250 trabajadores se han mantenido prácticamente estables (de un 0,33 % en 1999 a 0,32 % del tejido empresarial actual).

La recuperación en la contratación empresarial se ha traducido en que, entre 2013 y 2015, el número de personas empleadas por el sector privado aumentase en 795.267, hasta alcanzar un total de 12.305.873 trabajadores.

De éstos, un 38,22 % trabaja en empresas de más de 250 empleados, seguidos por las empresas de 1 a 9 trabajadores (23,66 %), entre 10 y 49 (21,38 %) y de 50 a 249 (16,75 %). Igualmente el número de autónomos se incrementó en este bienio en 137.700, hasta situarse en 3.165.800.