El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez - EFE

Sánchez planea prorrogar las cuentas de Rajoy pero con su techo de gasto

Los independentistas catalanes, que no apoyan los Presupuestos, sí se muestran abiertos al «plan B» del Ejecutivo para así elevar los recursos de Cataluña

MadridActualizado:

El Gobierno dedica estos días a tejer contactos parlamentarios para arañar alianzas y decantar el voto de los independentistas catalanes para inclinarlos a favor de los Presupuestos de 2019. Como ayer definió gráficamente la ministra de Economía, Nadia Calviño, este es el «plan A»: que las cuentas salgan. Sin embargo, si no resulta, el «plan B» del Ejecutivo de Pedro Sánchez es prorrogar los Presupuestos de 2018 de Mariano Rajoy y tratar de elevar el techo de gasto aprobando uno propio, para así tener vía libre para aprobar por decreto el aumento de gasto social que planea, apuntan a ABC fuentes conocedoras.

Para ello, eso sí, también debería sortear una miríada de obstáculos: el primero, reformar la Ley de Estabilidad, de la que Ciudadanos desbloqueó el debate hace una semana y propuso que el Congreso pudiera levantar el veto del Senado con una mayoría de tres quintas partes. Ahora mismo la Cámara Alta, donde el PP tiene mayoría absoluta, puede tumbar los objetivos de déficit público y deuda que apruebe el Congreso de los Diputados, lo que dificulta la tramitación presupuestaria. Este es el molde del límite de gasto no financiero, así que sin la senda de estabilidad del Gobierno, que propone elevar el objetivo de déficit del 1,3% del PIB en 2019 al 1,8%, no habría techo de gasto.

Entre los grupos hay más consenso en acotar el poder del PP en el Senado que en apoyar las cuentas del Gobierno de Sánchez. Si salvara este impedimento, el Ejecutivo tendría manos libres para elevar el techo de gasto de los 119.834 millones que establecían los Presupuestos de Rajoy de 2018. Con Podemos pactó un aumento del 4,4% hasta los 125.064 millones. Ello le permitiría aprobar decretos con subidas de gasto social respaldados en incrementos de impuestos, bien mediante las nuevas figuras que tramitan por proyecto de ley, bien con subidas que llevaría por decreto.

Curiosamente, PDECat y ERC, que se oponen en estos momentos a los Presupuestos del Estado de 2019, no rechazarían esta vía, apuntan fuentes de ambos partidos, si bien el PSOE no ha mantenido aún contactos ni con ellos ni con Podemos, ya que ahora está inmerso en sacar los Presupuestos de 2019. Pese a que los nacionalistas catalanes han ligado el apoyo a los Presupuestos a la absolución de los líderes independentistas, tanto PDECat como ERC señalan que se muestran abiertos a negociar y apoyar la senda y, por ende, el mayor techo de gasto.

Precisamente, la prórroga de Presupuestos cuenta con un fuerte desincentivo para PDECat, ERC o PNV: por decreto no se pueden aprobar nuevas inversiones autonómicas. Sin embargo, los partidos nacionalistas catalanes sí ven con agrado que por decreto el Gobierno podría actualizar las entregas a cuentas del sistema de financiación. De esta forma, Cataluña -al igual que el resto de comunidades de régimen común- tendrían mayores recursos.

En el caso de Cataluña, Hacienda calcula que las entregas a cuenta actualizadas supondrían 989 millones de euros más que prorrogando las de 2018, además de que las dos décimas más de déficit adicional para las autonomías -la senda del Gobierno eleva el objetivo de las regiones del 0,1% al 0,3% el año que viene-, en su caso, suponen 339 millones de margen adicional. La corrección del desfase en la recaudación de IVA por decreto emanaría otros 350 millones más. Ello inclinaría el apoyo del PDECat, apuntan fuentes parlamentarias. Si bien el País Vasco cuenta con un régimen foral y no depende del sistema de financiación autonómica, el PNV fue el único partido con el PSOE que apoyó la senda de estabilidad del Gobierno el pasado mes de julio.

Lo cierto es que la prórroga presupuestaria es un hecho: a 1 de enero de 2019, no habrá Presupuestos aprobados -ya no hay tiempo para ello- por lo que automáticamente se activarán los de 2018 en los primeros compases de 2019. Ante ello, previsiblemente Hacienda aprobará un decreto para ordenar determinadas partidas de la prórroga.

Habrá prórroga

Paradójicamente, el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ya amagó el pasado mes de febrero con prorrogar durante dos años los Presupuestos de 2017 -en 2018 y 2019- si aprobaba la senda de déficit que fijaba el techo de gasto de 2019. El cumplimiento con Bruselas es otra de las razones de esta vía si hay prórroga, ya que hay que garantizar adecuarse a los objetivos presentados a la Comisión Europea. Si bien esta sería la séptima vez que un Gobierno amanece el ejercicio con los presupuestos prorrogados, sería la primera ocasión en la que aprobase un techo de gasto distinto.

No obstante, algunos diputados difieren de esta práctica, que genera dudas entre ciertos expertos. «No se puede aprobar un techo de gasto sin unos Presupuestos que los respalden. Este escenario carece de sentido en política», analiza el diputado de Ciudadanos, Francisco de la Torre. Además, el aumento de gasto podría exceder las previsiones de ingresos, lo que hace peligrar el déficit para 2019.

En la actualidad, el Gobierno ha presentado a Bruselas un plan presupuestario con un objetivo de déficit para 2019 del 1,8% a la espera de poder aprobar la senda de estabilidad, pese a que la meta hasta entonces es del 1,3% del Gobierno de Rajoy. El plan incluía un aumento de gasto de 5.098 millones del gasto a lo que se le suman compromisos de 3.238 millones adquiridos por el Ejecutivo anterior -pensiones y sueldos públicos fundamentalmente-. La ministra María Jesús Montero ya anunció el día que presentó el plan que elaboraría los Presupuestos con el objetivo del 1,3% si este seguía vigente al entregar las cuentas a las Cortes. Un escenario que duerme a la espera de saber si el Ejecutivo logra sacar los Presupuestos, que ahora es la primera opción.