Las hipotecas a tipo fijo alcanzaron el 40,1% del total el pasado julio - ADOBESTOCK

Sube el Euribor, ¿elijo una hipoteca fija o variable?

El incremento del indicador vino empujado por los cambios graduales en las políticas del Banco Central Europeo y la consecuente aplicación de unos intereses más altos sobre las transacciones de los bancos, según los expertos consultados

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A pesar de ser más caras que las variables, la contratación de hipotecas fijas para la compra de vivienda es una tendencia al alza en nuestro país. Este tipo de créditos experimentó un aumento del 14,5% en tasa anual, hasta alcanzar el 40,1% del total el pasado julio, según los últimos datos del INE. Si echamos la vista atrás, en 2008, la proporción de hipotecas a tipo fijo era apenas el 2,1% por un 97,9% de a tipo variable. Las cuotas resultantes son más altas en las fijas que en las variables debido a que el tipo de interés medio registrado fue del 3% para las primeras frente al 2,36% de las segundas. Sin embargo, con los créditos fijos el consumidor no asume riesgos de cara a una futura subida de los tipos de interés en la zona euro.

El pasado septiembre, la ligera subida del Euribor supuso una primera advertencia. El indicador cerró en una tasa media del -0,166% con el consecuente primer encarecimiento (0,11 euros mensuales) de las hipotecas desde 2014. Este incremento vino empujado por los cambios graduales en las políticas del Banco Central Europeo y la consecuente aplicación de unos intereses más altos sobre las transacciones de los bancos, según los expertos consultados. En la reunión de septiembre, Mario Draghi reiteró que la compra de activos se empezaría a reducir desde este mismo octubre para finalizar el próximo enero. El presidente del BCE también mantuvo el calendario para los tipos de interés: no habrá movimientos hasta finales de verano del 2019 o durante el tiempo «necesario para asegurar la continuación de la convergencia sostenida de la inflación hacia niveles inferiores, aunque próximos, al 2% a medio plazo». «El riesgo es que se suban los tipos en un momento más débil para la economía», una cuestión que ha debatido el Consejo «brevemente», indicó Draghi.

La evolución al alza del Euribor también repercutirá en los créditos a tipo fijo. «De seguir por esta senda, los intereses variables dejarán de situarse bajo mínimos, lo que acabará empujando al alza los tipos fijos. Es por eso que, si se quiere contratar una hipoteca fija, lo más aconsejable es firmarla cuanto antes, dado que en unos meses los bancos podrían ofrecer unos intereses menos atractivos que los actuales», asegura Miquel Riera, experto en hipotecas del comparador finaciero HelpMyCash.

Sobre lo anterior, el responsable financiero del comparador financiero «Rastreator.com» Víctor López, ha descartado que el indicador vuelva a tasas positivas de aquí a final de este año y ha mencionado que estudios como el de la Agencia de Pronóstico Económico (EFA) apuntan a que seguirá en terreno negativo en 2020.

Mucho más que el tipo de interés

López ha constatado que a la hora de optar por uno u otro tipo de hipoteca intervienen criterios como el tipo de interés, las expectativas sobre el Euribor o cuánto valor se da a la seguridad de los pagos. En esta línea, ha recomendado para «los clientes que tengan previsto pagar rápido» optar por una hipoteca variable, ya que en este caso, la incertidumbre sobre el Euribor sería menor y siempre se pagaría un tipo de interés menos abultado que el de una hipoteca a tipo fijo. Sobre las hipotecas de tipo fijo, cree que este producto encaja en «perfiles conservadores» quequieran evitarse preocuparse sobre la evolución del Euribor, y para clientes «que no tengan previsto amortizar la hipoteca». Con el matiz, de que se trate de un tipo de interés lo más bajo posible: «No es igual una hipoteca de tipo jod el 2% que del 4%», ha aseverado.

Por su parte, el economista jefe de Arcano, Ignacio de la Torre, asegura que las hipotecas a tipo fijo ya se están encareciendo en España, aunque no a la misma velocidad que en Estados Unidos. «Los cambios del BCE están siendo graduales y esto se va a trasladar poco a poco a los créditos hipotecarios. Las hipotecas fijas ya son algo más caras, un proceso que coincide con la caída del bono alemán». Pese a ello, De la Torre aconseja contratar una a tipo fijo: «Tener una hipoteca variable es como ir por la calle sin seguro de vida ya que no sabemos dónde van a estar los tipos de interés en unos años. Solo recomiendo las hipotecas variables para un plazo de tres a cuatro años, pero para un crédito a largo plazo, lo más adecuado es contratarlas a tipo fijo».

Guerra entre bancos

No obstante, la última subida del Euribor no ha evitado una reactivación de la guerra bancaria por las hipotecas variables baratas. La semana pasada, el Santander lanzó al mercado un crédito para vivienda con un diferencial del 0,79% para operaciones con una financiación por debajo del 60% del valor del inmueble. Un día después, la entidad digital Coinc mostraba sus cartas con un recorte de 10 puntos, hasta el 0,89%. Asimismo, BBVA comenzó a comercializar el pasado abril una hipoteca con un tipo del 1,89% el primer año para pasar después a un diferencial del 0,89% más Euribor.

La competencia entre las entidades también podría beneficiar a los clientes más conservadores ante la posibilidad de que la guerra se traslade a las hipotecas fijas. «Es posible que la competencia entre los bancos mantenga estancados los tipos fijos, más aún si quieren atraer clientes de otras entidades o para que sus propios clientes no se vayan a otros bancos. De hecho, es algo que ya hemos visto durante la segunda mitad de este año: algunos bancos como Bankinter, Targobank o Bankia han mejorado las condiciones de sus hipotecas fijas», puntualiza el experto de HelpMyCash.

Víctor López («Rastreator.com») se muestra favorable a esta compentencia bancaria y ha apuntado que «todo beneficio para el usuario es positivo». En esta línea, ha advertido que la hipoteca es un producto complejo, que no es solo la cuota» y ha recordado los otros costes a analizar: las comisiones de apertura, los seguros de hogar, vida o similares a suscribir obligatoriamente.