A mediados del pasado mes de abril, el Gobierno de Alemania revisó a la mitad su pronóstico de expansión para la mayor economía europea
A mediados del pasado mes de abril, el Gobierno de Alemania revisó a la mitad su pronóstico de expansión para la mayor economía europea - AFP

La tasa de paro crece en Alemania, por primera vez, desde 2013

El desempleo crece del 4,9% al 5% en abril y finalizan 22 meses consecutivos de reducción en el número de desempleados, según los datos ajustados publicados por la Agencia Federal de Empleo de Alemania

NurembergActualizado:

La ralentización de la economía alemana, que ha evitado por décimas la recesión recesión técnica a finales de 2018, ha mostrado en mayo sus primeros efectos negativos sobre el mercado laboral del país, al ver incrementarse la tasa de paro por primera vez desde noviembre de 2013. En concreto, el desempleo ha pasado del 4,9% al 5% en abril, según los datos ajustados publicados por la Agencia Federal de Empleo de Alemania.

Detlef Scheele, director de la agencia federal ha declarado que «en el mercado laboral son evidentes los primeros efectos de la reciente evolución económica algo más débil», quien ha constatado el debilitamiento de la demanda de nuevos empleados por parte de las empresas.

Por primera vez desde junio de 2017 las oficinas de empleo de Alemania han registrado un incremento en el número de desempleados, con un incremento de 60.000 parados, frente al descenso de 12.000 desempleados del mes anterior. De este modo, Alemania ha puesto fin a 22 meses consecutivos de bajadas del número de desempleados.

La alargada sombra de la ralentización

A mediados del pasado mes de abril, el Gobierno de Alemania revisó a la mitad su pronóstico de expansión para la mayor economía europea, que crecerá este año un 0,5%, su menor ritmo desde 2013, mientras que para 2020 anticipó un crecimiento del 1,5%.

De este modo, Alemania ampliaría a diez años consecutivos su actual fase de crecimiento, la más larga desde 1966, aunque el ritmo de expansión previsto por el Ministerio alemán quedaría por debajo de la media del 1,2% y supondría un punto porcentual menos que en 2018, así como el más débil desde 2013, cuando la economía germana creció un 0,5%.