José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica - EFE

Telefónica gana 1.787 millones de euros en el primer semestre, un 2,76% más

La deuda neta financiera disminuyó en este semestre un 5,7% interanual y se situó en 40.230 millones de euros

MadridActualizado:

Telefónica obtuvo un beneficio neto de 1.787 millones de euros en los seis primeros meses del año, lo que supone un aumento del 2,76% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. La operadora, sin embargo, disminuyó un 0,9% sus ingresos, hasta los 24.121 millones, aunque en términos orgánicos –a tipo de cambio constante y sin cambios en perímetro–, su cifra de negocios fue un 3,8% superior.

Por su parte, el resultado bruto de explotación (oibda) semestral alcanzó los 8.702 millones de euros, un 7,4% más interanual. El resultado operativo (OI) fue, de enero a junio, de 3.454 millones, un 6,6% menos.

«Estos resultados demuestran que nuestra estrategia está funcionando», ha dicho el presidente de la compañía, José María Álvarez-Pallete, que ha reiterado los objetivos financieros anunciados para el 2019, es decir, un crecimiento de ingresos y de los beneficios operativos del 2%. «Nuestro crecimiento es sostenible», ha añadido el primer ejecutivo de la multinacional.

Recorte de deuda

Con tres años al frente de la compañía, Álvarez-Pallete siempre ha hecho hincapié en la reducción de deuda lograda bajo su mandato. La multinacional española rebajó su endeudamiento un 5,7% interanual, situándose en 40.230 millones a cierre de junio. Se trata del noveno trimestre en el que lo consigue.

Con respecto a diciembre de 2018 se recortó en 844 millones debido, fundamentalmente, a la generación de caja libre (2.756 millones) y a las desinversiones financieras netas (321 millones) por las ventas de las filiales de Nicaragua y Guatemala, así como de la aseguradora Antares. Si se contabilizaran las operaciones de venta de activos ya anunciadas en el semestre, la deuda se reduciría adicionalmente en unos 1.500 millones, hasta los 38.700 millones.

El presidente dejó claro que «no se ven forzados» a realizar nuevas desinversiones y que estas operaciones solo se harán si optimizan el retorno del capital empleado. Después de que esta misma semana la filial británica de Telefónica, O2, y Vodafone anunciaran un acuerdo para compartir equipos 5G en Reino Unido, Álvarez-Pallete dijo ayer que la compartición de redes es uno de los campos en los que el grupo tiene un margen «significativo» para el retorno del capital empleado: «Cada elemento de la red que no presente una ventaja competitiva es un candidato para compartirlo», ha asegurado.

Por divisiones, España se mantiene como el primer mercado para la operadora al registrar una cifra de negocio de 6.283 millones en el primer semestre (+0.3% interanual).

Le sigue Brasil, otra de las geografías clave para la compañía, donde la facturación en el semestre fue de 5.030 millones, un 3,8% menos debido a la depreciación del real. En Alemania los ingresos ascendieron hasta los 3.564 millones (+1,1% interanual), mientras que en Reino Unido también hubo un incremento del volumen de negocio, que se elevó un 5,8% hasta los 3.411 millones.

En la región de Hispanoamérica Sur la facturación descendió un 7,6%. Una situación que también se produjo en Hispanoamérica Norte, donde los ingresos semestrales cayeron un 0,6%.

El grupo cerró el sexto mes del año con una base de clientes de 346,6 millones, prácticamente invariable frente a junio del año pasado. Telefónica consiguió, eso sí, un crecimiento del ingreso medio por cliente del 4,4% a la vez que el «churn» –ratio de pérdida de abonados– se mantuvo estable.

«Esto demuestra que nuestra estrategia comercial está dando sus frutos, apoyada en unas redes cada vez más avanzadas que nos permiten aumentar los servicios que ofrecemos a nuestros clientes», ha expresado Álvarez-Pallete, que ha destacado que las operaciones comerciales en el canal digital avanzan a un 28% interanual en enero-junio.