Imagen de archivo de la Bolsa española
Imagen de archivo de la Bolsa española - EFE

¿Qué temen ahora los inversores?

La inestabilidad política en España e Italia revoluciona los mercados y reaviva los miedos de la crisis del euro

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La inestabilidad ha vuelto a los mercados. Primero fue Italia, donde la compleja formación de Gobierno se ha trasladado al riesgo país y la prima de riesgo ha comenzado una escalada que comienza a preocupar seriamente en Bruselas. Ahora, a falta de un día para que comience la moción de censura con más posibilidades de ser aprobada de la democracia española, nuestro país se ha vuelto a colocar en el punto de mira de los inversores.

La jornada de hoy ha estado marcada por una calma tensa. El Ibex 35 mantenía su impulso inicial con una subida media del 0,6%, después de que ayer cayera casi un 2,5%, la segunda mayor caída del año y su quinta jornada consecutiva a la baja. En el mercado de deuda, la prima de riesgo española se relajaba a los 123 puntos básicos, al tiempo que la rentabilidad exigida al bono a diez años en el mercado secundario llegaba este miércoles al 1,57%.

Sin embargo, los expertos tienen claro que la tensión no va a desaparecer en el corto plazo. «Estamos observando la vuelta de un estrecho co-movimiento en la deuda soberana de la periferia de la Eurozona, fenómeno que hasta el viernes pasado era bastante contenido. En otros episodios de los últimos tres años (centrados en Grecia y Portugal) el contagio a Italia y España apenas se produjo. En esta ocasión, el mercado está reaccionando con bastante sincronía al deterioro del sentimiento sobre Italia y, desde la semana pasada, España», asegura la consultora Afi en un informe al respecto.

En Italia, los capitales anticipan nubarrones ante la incapacidad de formar Gobierno. Y es que si la crisis de Grecia –con un PIB con poco peso en Europa– puso en jaque a la Eurozona, la posibilidad de revivir un problema similar en Italia –el tercer PIB de la región– configura un escenario en el que ningún analista ni político quisiera verse.

Para Stéphane Monier, director de iversiones de Lombard Odier: «Si algo es seguro es que las reacciones del mercado al proceso de negociación de dos meses desde que se celebraron las elecciones generales en Italia, han subrayado lo que está en juego para la tercera mayor economía de la eurozona. La semana pasada el spread de los bonos soberanos de referencia a 10 años del gobierno italiano se amplió hasta 190 puntos básicos frente a la deuda soberana alemana, el mayor nivel desde junio de 2017. Sin duda, también ha habido un cierto impacto en el euro ya que el EUR / USD se movió por debajo de 1,18. Otros factores en el declive del euro han sido los tipos estadounidenses con índices por encima del 3% y la subida de los precios del petróleo debido a los temores en relación a la oferta».

La banca, una vez más, vuelve a estar en el centro de los mercados. «El sector bancario, tanto en Italia como en España, es el que peor comportamiento exhibe (seguido por los principales valores de sectores regulados –energía, utilities, autopistas, etc-). Esto es así tanto en bolsa como en primas de CDS. Las cesiones en los principales bancos italianos y españoles son ya cercanas o superiores al 10% desde inicios de mayo, y se está produciendo una ampliación de CDS superior a la de la media de bancos europeos», explican desde Afi.

También el euro ha conseguido mantener el tipo a lo largo de hoy. La cotización del euro frente al dólar se reforzaba levemente al situarse en 1,161 «billetes verdes», tras haber abierto en 1,1587 dólares. «El euro se deprecia hasta referencias de 1,1650 dólares, dejándose más de un 1,2% en la semana. El co-movimiento entre las primas de riesgo italiana y española con la divisa única pone de manifiesto hasta qué punto el cruce es una forma de expresar el estrés por el que actualmente pasa la Eurozona», concluyen desde Afi.