Evolución de la rentabilidad del bono alemán y español a diez años
Evolución de la rentabilidad del bono alemán y español a diez años - EFE/J.P.Gandul

El temor a una recesión lleva al bono español a diez años a rozar tasas negativas

Los inversores se refugian en la deuda ante la incertidumbre que viven los mercados

MadridActualizado:

La economía de la Eurozona emite señales de alerta, con Alemania en el centro de las preocupaciones. En este entorno de creciente incertidumbre en el que sobrevuela el fantasma de la desaceleración, los inversores buscan ponerse a salvo refugiándose en la deuda soberana.

Y es que el mercado de renta variable ha mostrado una gran inestabilidad durante el mes de agosto, afectado por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la derrota de Mauricio Macri en las elecciones primarias argentinas y, sobre todo, por el dato que confirma que la «locomotora de la Unión Europea» está a punto de descarrilar: el Producto Interior Bruto (PIB) de Alemania se contrajo un 0,1% en el segundo trimestre del año.

El Banco Central Alemán (Bundesbank) ya advirtió ayer de que cada vez es más probable que la mayor economía europea entre en recesión técnica en el tercer trimestre de 2019. A ello se une que el PIB de la Eurozona experimentó un ligero incremento del 0,2% de abril a junio, la mitad de lo conseguido en los tres primeros meses del presente ejercicio.

Demanda de bonos

En el actual escenario de inquietud, la inversión se está desplazando hacia la renta fija, lo que explica el descenso constante de las rentabilidades de los bonos.

La deuda alemana con vencimiento a diez años, instalada desde hace tiempo en terreno negativo, llegó a situarse en la jornada de ayer en el -0,65%. Los bonos españoles al mismo plazo se desplomaron el pasado jueves hasta el 0,028%, un mínimo histórico que le acerca al umbral del 0%. Al cierre de la sesión de ayer, se pagaban al 0,143%, con la prima de riesgo en el entorno de los 77 puntos básicos. Además, la semana pasada el rendimiento del bono del Tesoro español a nueve años entró por primera vez en negativo.

«El problema de las caídas es que no se producen porque la economía española vaya tan bien que despierte un entusiasmo entre los inversores, sino que están provocadas por un adulteramiento de los bancos centrales con sus políticas monetarias sin precedentes que están propiciando este tipo de situaciones», explica Joaquín Robles, analista de XTB.

El experto señala que el factor que ha terminado de situar el bono español a un nivel tan bajo fueron las declaraciones del gobernador del Banco de Finlandia, Olli Rehn, que el pasado viernes aseguró que el Banco Central Europeo (BCE) tiene preparado un paquete de medidas expansivas que incluiría el recorte de tipos de interés y las compras de deuda.

Precisamente, el anuncio por parte de Alemania de posibles medidas de estímulo económico animó ayer a las bolsas europeas, que venían de una semana teñida de rojo en la que el Ibex 35 se anotó dos mínimos anuales consecutivos. Después de que el domingo el ministro alemán de Finanzas, Olaf Scholz, reconociese ante la prensa que Berlín se plantea inyectar 50.000 millones de euros para reactivar la economía, las grandes plazas del Viejo Continente cerraron ayer con alzas.

El Ibex 35 repuntó un 0,73%, que le permitió superar la cota de los 8.700 enteros; Londres registró un 1,02%; Fráncfort subió un 1,32% y París terminó con ganancias del 1,34%. Por su parte, el Dow Jones, principal indicador de Wall Street, avanzaba por la tarde por encima del 1% tras conocerse que el Gobierno de Estados Unidos prorrogaba otros 90 días la moratoria del veto a Huawei.