Reuters

La quiebra de Thomas Cook atrapa a 600.000 turistas en el extranjero y amenaza al sector turístico español

Miles de estos turistas se encuentran en Canarias y Baleares

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El grupo de viajes Thomas Cook, con 178 años de historia, se ha declarado en suspensión de pagos tras haber fracasado las negociaciones de emergencia con su principal accionista y acreedores a fin de encontrar un rescate, según confirmó este lunes la Autoridad de Aviación Civil (CAA) . La compañía, que emplea a 22.000 personas -9.000 en el Reino Unido- administra hoteles, resorts y aerolíneas para 19 millones de personas al año en 16 países. En España, la compañía tiene 42 hoteles y unas 11.500 habitaciones disponibles,según datos de su página web.

Actualmente cuenta con 600.000 personas en el extranjero, lo que obliga a los gobiernos y a las compañías de seguros a coordinar una gran operación. Miles de estos turistas se encuentran en Canarias y Baleares. En concreto, en Canarias hay 25.000 turistas atrapados, según estima el presidente canario, Ángel Víctor Torres, mientras que la presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), María Frontera, ha apuntado que el total de turistas británicos que se alojan en esta época hoteles de Mallorca representan entre el 10 y el 15% de los visitantes británicos.

A la hora de cuantificar los efectos que tendrá la suspensión de pagos de Thomas Cook en España, las fuentes consultadas por ABC explican que es complicado aún de concretar, aunque según el vicepresidente ejecutivo del lobby turístico Exceltur, José Luis Zoreda, «no será menos de 200 millones». Explica que con la quiebra se ha comprometido la facturación del verano de las empresas a las que compraba servicios Thomas Cook, «ya que en el mejor de los casos los turoperadores pagan en 60 o 90 días». A los retrasos que se produzcan hay que unirles las posibles quitas que haya en el proceso concursal.

El turoperador transportó el pasado año a 7,1 millones de turistas a nuestro país, según datos de Aena, mientras que en 2019 han llegado 4,72 millones de turistas hasta agosto. Solo en las próximas dos semanas había programadas 525 operaciones en aeropuertos españoles, lo que afectará a 114.000 turistas, según ha informado Fomento en una nota. La mayor parte procedían del Reino Unido (70%), pero también hay afectados de Noruega (12%), Suecia (10%), Dinamarca (6%) y Finlandia (2%).

Por su parte, Aena ha concretado el número de vuelos que estaban programados para el día de hoy, un total de 46, siendo Menorca, con 14, donde más tenía. Completan la lista los aeropuertos de Palma de Mallorca y el César Manrique-Lanzarote, con 10 cada uno, el de Gran Canaria, con 8, y los de Tenerife Sur y Fuerteventura con 2. Además, la CAA ha explicado en una nota que repatriará a turistas británicos de once ciudades españolas: Alicante, Almería, Fuerteventura, Gerona, Gran Canaria, Ibiza, Lanzarote, Menorca, Palma, Reus y Tenerife.

Una crisis aguda

La situación de Thomas Cook era crítica. Los resultados del primer semestre arrojaron unas pérdidas operativas de 1.474 millones de libras (1.687 millones de euros), frente a 255 millones de libras (292 millones de euros) del año anterior. A su vez, la deuda de la compañía ascendía a 1.247 millones de libras (1.428 millones de euros). Por ello, la empresa, que opera en 16 países, cuenta con 105 aviones y posee 200 hoteles y complejos hoteleros con su marca, inició un plan de rescate. El fondo chino Fosun, propietario del 14%, había asegurado aportar 900 millones de libras para la causa y conversirse así en el mayor accionista del turoperador pero las exigencias de los bancos acreedores impidió que este dinero llegara. Incluso aquí en España un grupo de empresas, junto con el Govern de Baleares, estuvo trabajando para «buscar mecanismos para colaborar con Thomas Cook en tener una cantidad económica necesaria para su financiación», ha confirmado el conseller de Turismo y Trabajo, Iago Negueruela. Sin embargo, el Gobierno británico no avaló la maniobra.

La empresa por tanto no ha podido asegurar los 200 millones de libras (unos 227 millones de euros) que necesitaba como fondos extra para poder garantizar su supervivencia tras una jornada completa de reuniones cruciales mantenidas en Londres.

«Todas las reservas del Grupo Thomas Cook, que incluyen los vuelos y las vacaciones, han sido canceladas», apuntó la CAA en la nota. La incertidumbre introducida por el desenlace del Brexit, la depreciación de la libra, la renqueante marcha de la economía europea y el auge de la contratación directa a través de internet están detrás de la quiebra del turoperador.

En un comunicado realizado este lunes por el presidente ejecutivo, Peter Fankhauser, este lamenta profundamente el cierre de la empresa después de que no pudiera asegurar un paquete de rescate de sus prestamistas. Así, indicó que «me gustaría disculparme con nuestros millones de clientes y miles de empleados, proveedores y socios que nos han apoyado durante muchos años. Es un profundo pesar para mí y para el resto de la junta que no hayamos tenido éxito», ha aseverado.

Plan de repatriación

El Gobierno británico ha dispuesto que se inicie un programa de repatriación durante las próximas dos semanas, que comenzará hoy y durará hasta el próximo 6 de octubre a fin de devolver a los turistas de este país al Reino Unido. En total tienen que repatriar a 150.000 británicos, siendo la mayor labor de repatriación en este país desde la II Guerra Mundial. Se calcula que el coste de la repatriación superará los 100 millones de euros. Para ello dispondrá de se dispondrá de una flota de unos 40 aviones que realizarán alrededor de un millar de vuelos.

«Debido al número sin precedentes de clientes británicos que actualmente se encuentran de vacaciones y que han resultado afectados por la situación, la CAA ha asegurado una flota de aviones de todo el mundo para traer a los pasajeros de vuelta al Reino Unido», señaló la CAA en la nota.

Algunos de los pasajeros que se encuentran en «un pequeño número de destinos» podrían tener que tomar vuelos comerciales alternativos a los del programa implementado por la Autoridad de Aviación Civil.

También se advierte de que a causa de la «significativa magnitud de la situación» será «inevitable» que se produzcan algunas «alteraciones» y se pide a los clientes británicos en el extranjero que no viajen a los aeropuertos hasta tener sus vuelos de regreso al Reino Unido confirmados.

«Los clientes de Thomas Cook en el Reino Unido que tienen que viajar no deberían ir al aeropuerto pues todos los vuelos hacia el Reino Unido han sido cancelados», alertó la CAA.

Por su parte, el ministro de Transporte británico, Grant Shapps, anunció que el Ejecutivo y la CAA dispondrán «docenas» de vuelos chárter para trasladar de manera gratuita a casa a los clientes afectados.

Ese titular, que consideró que el colapso del operador es una «noticia muy triste para los empleados y los turistas», dijo que el Ejecutivo también cubrirá los costes de alojamiento de los clientes que disfrutaban de paquetes vacacionales.

«Pero la tarea es enorme, se trata de la mayor operación de repatriación en la historia británica (desde la II Guerra Mundial)», apuntó Shapps, que alertó asimismo de que habrá «problemas y retrasos».

Turismo se reúne mañana con regiones

Aquí en España, la ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, ha declarado que el Gobierno está evaluando el impacto de la quiebra de Thomas Cook en el mercado español. Ante la situación, la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver, mantendrá mañana una reunión con las comunidades autónomas afectadas (Canarias, Baleares, Andalucía, Comunidad Valenciana y Cataluña) y los representantes de las patronales del sector para definir actuaciones a corto plazo, según ha detallado el ministerio de Turismo en una nota.