Los inversores tienen aún la oportunidad de presentar un recurso de casación ante el Tribunal de Justicia de la UE
Los inversores tienen aún la oportunidad de presentar un recurso de casación ante el Tribunal de Justicia de la UE - EPA

Los tribunales europeos rechazan indemnizar a los inversores por el rescate a Grecia

La justicia considera que el BCE no cometió ninguna infracción y que la reestructuración de la deuda no supuso una vulneración «desmesurada e intolerable» de los bonistas

BruselasActualizado:

El Tribunal General de la Unión Europea ha desestimado este jueves el recurso interpuesto por un grupo de inversores que pedían que el Banco Central Europeo (BCE) les compensase por las pérdidas que fueron obligados a asumir con la reestructuración de la deuda pública durante el rescate a Grecia.

En 2012, dentro de este proceso, Atenas canjeó los títulos que estaban en manos de inversores privados por nuevos títulos de deuda, lo que supuso que perdiesen parte de su valor.

La gran mayoría de los acreedores (85,8%) aceptó el canje y el resto fue obligado a hacerlo conforme a una ley que había sido aprobada por el Gobierno heleno para este fin y con el visto bueno del Banco Central Europeo, al que había pedido pronunciarse.

Los inversores que se vieron obligados a aceptar la quita recurrieron al Tribunal General para pedir al BCE una compensación por las pérdidas que sufrieron, a su juicio, porque el banco no se opuso a la legislación griega.

La Corte ha desestimado hoy este recurso al considerar que el BCE no cometió ninguna infracción y que la reestructuración de la deuda no supuso ninguna vulneración desmesurada e intolerable de los derechos de los inversores, a pesar de que estos no hubiesen dado su acuerdo para la medida.

El Tribunal argumenta que la reestructuración de deuda no violó las obligaciones contractuales de Grecia porque la inversión en deuda soberana implica siempre el riesgo de sufrir un perjuicio patrimonial cuando se dan imprevistos que limiten la capacidad financiera del Estado emisor y que, si se dan tales circunstancias, el emisor tiene derecho a intentar renegociar sus obligaciones.

Considera, además, que extender las pérdidas a los acreedores que no habían aceptado el acuerdo implicó una vulneración de sus derechos de propiedad, pero precisa que esta extensión responde al objetivo general de garantizar la estabilidad del sistema bancario de la eurozona en su conjunto.

Por tanto, no constituye una vulneración «desmesurada e intolerable» de este derecho, según explica el Tribunal en un comunicado.

La corte recuerda asimismo que el BCE emitió un dictamen consultivo y no está obligado a pronunciarse sobre si Grecia había cumplido las obligaciones en sus contratos de deuda.

Los inversores tiene aún la oportunidad de presentar un recurso de casación ante el Tribunal de Justicia de la UE, la máxima instancia judicial comunitaria.