Sacar 100 euros en un cajero de la zona euro nos costará, de media, 4,2 euros
Sacar 100 euros en un cajero de la zona euro nos costará, de media, 4,2 euros - ADOBESTOCK

Trucos para evitar las comisiones al utilizar la tarjeta bancaria en el extranjero

Para evitar estos costes extras asociados al retirar efectivo o pagar fuera de España, Helpmycash.com recopila varios trucos

MADRIDActualizado:

Salir de viaje con la tarjeta bancaria de toda la vida puede acarrearnos gastos imprevistos, ya que utilizarla en el extranjero puede suponer comisiones de más de 10 euros por cada operación. según datos del comparador financiero HelpMyCash.com. Cuando saquemos dinero fuera de España, nuestro banco nos cobrará de media un 4% con un mínimo de tres euros sobre el efectivo y si estamos en un país que no utilice el euro, también debemos contar con un 3% de comisión por cambio de divisa. También debemos sumar el recargo que aplicará la entidad propietaria del cajero. propietario del cajero.

Para evitar estos costes extras asociados al uso de la tarjeta en el extranjero, Helpmycash.com recopila varios trucos.

1. Optar por una tarjeta sin comisiones. Si nos vamos de viaje, es importante saber al detalle cuáles serán las comisiones que nos cobrará nuestro banco. Excepto el rrealizar compras directamente con la tarjeta en la Eurozona, el resto de las operaciones con tarjetas bancarias fuera de España entrañan costes adicionales. Así, sacar 100 euros en un cajero de la zona euro nos costará de media 4,2 euros. Pero si nos vamos a un país con una moneda diferente, por pagar con tarjeta 100 euros en una moneda distinta nos cobrará de media tres euros y retirar 100 euros del cajero podrá costarnos 11 euros.

En España se comercializan 14 tarjetas que no cobran comisiones por utilizarlas en el extranjero, de acuerdo con la guía gratuita para saber con qué tarjeta viajar de HelpMyCash, con las que no nos cobrarán ni por sacar dinero ni por cambiar de moneda. Se trata de tarjetas asociadas a cuentas corrientes que muchas veces no tienen vinculación y que podremos abrir en pocos minutos, sin tener que domiciliar la nómina y que nos permitirán ahorrar un buen pellizco al viajar.

2. Probar en varios cajeros. La comisión que cobra el banco propietario del cajero, conocida como «surcharge fee», está regulada dentro de Europa a un máximo de 0,2%, pero puede llegar a ser de hasta 15 euros en países no europeos por cada vez que utilicemos un cajero. Por suerte, no todos los bancos deciden cobrar esta comisión. Además, antes de llevar a cabo la operación, todos los cajeros deben avisarnos del coste de esta comisión -si la tienen-, así que podemos ir probando en cajeros de distintos bancos. De este modo, cancelaremos la operación si nos cobran o seguiremos adelante cuando el cajero no tenga la «surcharge fee».

3. Limitar el número de veces que sacas dinero. Como se ha mencionado, sacar 100 euros en un cajero de la zona euro nos costará, de media, 4,2 euros. En cambio, si recurrimos a dos disposiciones de 50 euros cada una pagaríamos, de media, 6,2 euros. Si, además, estamos visitando un país con otra moneda, este coste podría multiplicarse a 11 euros por disponer de 100 euros en otra divisa o hasta 17 euros si optamos por sacar dos veces 50 euros de un cajero en caso de que el recargo sea de cuatro euros por operación.

4. Si viajas a la Eurozona, paga con tarjeta. Sea cual sea nuestra tarjeta, de débito o crédito, y el banco del que seamos clientes, este tipo de operativa no tendrá una comisión siempre que sea en euros. Por esta razón, es recomendable, si viajamos dentro de la zona euro, realizar todas las compras con tarjeta para evitar las comisiones que nos cobrarían por sacar dinero de un cajero internacional.

5. Elige pagar en moneda local. Al viajar a un país con una moneda distinta al euro, como Reino Unido, Polonia o Colombia, y realizar un pago con tarjeta o una disposición en efectivo, el TPV, el cajero nos dará dos opciones: pagar en moneda local o pagar en euros. Al pagar en moneda local, será nuestro banco quien nos haga el cambio y pagaremos un 3% por cambio de divisa más el tipo de cambio de Visa o Mastercard. En cambio, al elegir pagar en euros, será el banco desde el que estamos realizando la operación quien nos hará el cambio, el cual suele ser más desfavorable.

Si tenemos una tarjeta que no cobra comisión por cambio de divisa, tenemos que escoger sí o sí la opción de pagar en moneda local, para que se nos apliquen las ventajas de nuestro plástico.