EP

Usted paga el programa electoral

«¿Qué pasa con los gastos?Nada. Él sigue, impasible el ademán, tratando de gastar lo que su audacia le pide y sus conveniencias electorales le aconsejan»

Ignacio Marco Gardoqui
MadridActualizado:

Cuando Pedro Sánchez presentó su proyecto de Presupuestos para 2019 muchos analistas tildaron de inalcanzable la previsión de ingresos. Primero porque estaban calculados en base a un crecimiento demasiado optimista y, segundo, porque resultaba ilusorio pensar que las subidas de impuestos -junto al alza de las cotizaciones sociales y a fijar un salario mínimo complaciente-, no iban a causar estragos en la actividad. Una vez que sus socios tumbaron sus planes, la previsión de ingresos inicial pasó de inalcanzable a irrealizable.

Pero,¿qué pasa con los gastos? Nada. Él sigue, impasible el ademán, tratando de gastar lo que su audacia le pide y sus conveniencias electorales le aconsejan, aunque eso suponga violentar todas las normas establecidas de un gobierno