El pan con otros cereales diferentes al trigo se considerará pan común y tendrá un IVA del 4% - EFE

Las variedades de pan que bajan de precio tras la entrada en vigor de la nueva norma

Hasta ahora, solo se consideraba pan común a los elaborados con trigo y, en consecuencia, estos eran los únicos que se podían beneficiar del IVA del 4%

Actualizado:

Con la entrada en vigor de la nueva norma de calidad el pasado 1 de julio se amplió la definición de pan común al elaborado con harinas integrales, con otros cereales diferentes al trigo y otros «muy demandados por el consumidor moderno», como son los productos con salvado o el pan bajo en sal o con sustitutivos de sal. Esto no solo afectará al etiquetado y a que se incluyan requisitos más rígidos a la hora de denominar a un producto, sino que también repercutirá en una bajada de precio.

Así, esta ampliación de la definición de pan común permitirá que se aplique un IVA superreducido, del 4%, a estos productos que hasta ahora estaban gravados con un 10%. Cabe recordar que la Ley del IVA de 1992 señalaba que todas las harinas de cereales tenían un porcentaje gravado del 4%, sin embargo, sus panes no contaban con esta misma tasa. Hasta ahora, solo se consideraba pan común a los elaborados con trigo y, en consecuencia, estos eran los únicos que se podían beneficiar del IVA del 4%.

Por otro lado, la nueva ley conllevará un endurecimiento de las condiciones necesarias para etiquetar un pan que se venda como integral ya que el 100% de la harina empleada tendrá que ser de este tipo. Por ello, todos los panes integrales o de otros cereales que no hayan sido elaborados exclusivamente con este tipo de harina, están obligados a incluir en la etiqueta el porcentaje utilizado. Asimismo, y con el objetivo de evitar engaños, la nueva ley concreta una nueva definición de masa madre, que a partir de ahora limitará la utilización de levaduras industriales a la vez que se establecen nuevos requisitos para utilizar la denominación «elaborado con masa madre».

«Un riesgo real»

El sector del pan industrial ha recibido con algunas reticencias la norma ya que obligará a estas empresas reformular recetas o dejar de usar algunas nomeclanturas comerciales. También se deberán afrontar nuevos procesos de elaboración con los cambios correspondientes de maquinaria. La industria también se verá abocada a llevar a cabo nuevos diseños de envases, formatos y a modificar etiquetas.

A este respecto, el secretario general de la Asociación Española del Dulce (Produlce), Rubén Moreno, indicó el viernes pasado a ABC que han enviado una misiva al Gobierno junto a otras cuatro asociaciones para pedir la aclaración de algunos aspectos referentes a los nuevos procesos de fabricación que requerirá la nueva norma. Por otro lado, Moreno advirtió de los productos importados del extranjeros no estarán obligados a cumplir con la ley. «En un mercado único como en el que operamos actualmente, esta norma podría restar competitividad a alguna de nuestras empresas y categorías de roductos. Con su entrada en vigor productos importados de otros países de la Unión Europea estarán en superioridad de condiciones frente a los nacionales, ya que no quedarán condicionados a esta norma, ni en su formulación ni en su 'packaging', y sin embargo estarán disponibles para el consumidor español», señaló Moreno.

En este sentido, el secretario general de Produlce habló de «un riesgo real», ya que Portugal e Italia son los primeros exportadores de este tipo de productos a nuestro país.