Línea de montaje de la factoría de Volkswagen Navarra en Landaben
Línea de montaje de la factoría de Volkswagen Navarra en Landaben - ABC

Volkswagen gana 10.000 millones de euros en los primeros seis meses del año

Con el aumento de ganancias reportado, Volkswagen se distingue de otros fabricantes de automóviles como BMW y Daimler, que actualmente publican números y pronósticos más débiles

Corresponsal en BerlínActualizado:

Viento en popa a toda vela. El mayor fabricante de automóviles del mundo saca fuerzas de flaqueza y presenta unos resultados semestrales más que solventes apoyándose en la estrategia de salida del «Dieselgate». En los primeros seis meses de este año, Volkswagen AG ha generado un beneficio de 10.000 millones de euros, casi 2.000 millones de euros más que en el mismo período del año pasado. Así consta en el comunicado publicado a primera hora desde su sede en Wolfsburg. Con el aumento de ganancias reportado, Volkswagen se distingue de otros fabricantes de automóviles como BMW y Daimler, que actualmente publican números y pronósticos más débiles.

Teniendo en cuenta únicamente el segundo trimestre, Volkswagen aumentó su beneficio operativo en casi un 30% hasta los 5.100 millones de euros. Este aumento espectacular se debe a que Volkswagen había reservado 1.600 millones de euros en relación con el escándalo del diesel hace un año, un peso que lastraba el balance general. Pero también hay motivos objetivos para el diagnóstico favorable, como el volumen de negocios, que aumentó casi un 7% hasta los 65.000 millones de euros. «En la primera mitad del año, al Grupo Volkswagen le fue muy bien en un mercado global en general debilitado», explica el jefe de finanzas d ella empresa, Frank Witter.

En contraste con sus competidores, Volkswagen confirma nuevamente su pronóstico para este año: de acuerdo con esto, el fabricante con sus doce marcas continúa esperando un aumento en las ventas de hasta el 5% y un rendimiento operativo de artículos especiales de entre el 6,5% y el 7,5%.

La clave parece estar en las ventas en Asia y en al adaptación de la marca a las nuevas plataformas de ventas. Amazon México, por ejemplo, está colaborando con Volkswagen para vender los últimos Beetles y la acción se ha convertido en una creativa apuesta de comercio electrónico que genera pautas de relevancia y que consigue resultados que no logran obtener los concesionarios.

La alargada sombra del «Dieselgate»

Estas cifras son sin duda un alivio para la directiva, que se enfrenta a una nueva fase del fraude del diésel en la que los juicios a los que ha tenido que enfrentarse en EE.UU. Se multiplican ahora en Europa. La Audiencia Territorial de Coblenza, en el oeste de Alemania, ha condenado recientemente al consorcio automovilístico a pagar 26.000 euros de indemnización al comprador de un modelo Sharan por causarle «perjuicios deliberados» por la manipulación de datos de las emisiones de motores diésel. La sentencia, que todavía no es firme y deberá ser examinada por el Tribunal Supremo, es la primera de una corte de segunda instancia en Alemania que afecta directamente al consorcio. Hasta ahora, había habido fallos contra concesionarios, pero no directamente contra el fabricante. Con la decisión de Coblenza el riesgo jurídico para el consorcio aumenta, ya que podría verse obligado a pagar indemnizaciones millonarias.

Actualmente, 400.000 clientes de VW se han sumado a una demanda modelo que tiene como propósito determinar si el consorcio debe indemnizar a los compradores de vehículos diésel manipulados. Además, otros 40.000 clientes se han querellado directamente contra el consorcio y piden compensaciones. VW ha anunciado que recurrirá la sentencia, con lo que la decisión quedará en manos del Tribunal Supremo.

El comprador había pedido la devolución completa del precio pagado por el coche, el mismo resarcimiento que están obteniendo en EE.UU. Los compradores de vehículos Volkswagen afectados por el fraude del diésel, lo que fue rechazado por un tribunal de primera instancia, por lo cual recurrió ante la Audiencia Territorial de Coblenza. VW había ofrecido el pago de 21.000 euros en un arreglo extrajudicial, acuerdo rechazado por el comprador.

La Audiencia Territorial de Coblenza determinó que VW había causado efectivamente un daño al cliente, por lo que debe pagar una indemnización Sin embargo, consideró que con el uso del vehículo el cliente había tenido una ventaja económica y que en la cuantía que se pague hay que tener en cuenta la reparación del coche, que había costado originalmente 32.000 euros. Ahora el caso sigue su curso en el Supremo y sentará jurisprudencia para el resto de los 450.000 compradores afectados en toda Europa.