Viviendas en construcción
Viviendas en construcción - ABC

45 años: la edad media de una vivienda en venta en España

Barcelona tiene los inmuebles más antiguos, mientras que Albacete y Ciudad Real albergan los más modernos

S. E.
MadridActualizado:

El parque de viviendas a la venta en España tiene una edad media de 45 años. Una edad similar registran los inmuebles ofrecidos para alquilar, que acumulan una edad media de 44 años. Así lo refleja un estudio elaborado por Idealista, que apunta grandes diferencias de edad entre las capitales de provincia.

Así, en el mercado de venta la ciudad con las viviendas más antiguas en el mercado es Barcelona, donde los inmuebles actualmente en el mercado tienen una media de 69 años. Tras la Ciudad Condal se establecen tres municipios del norte: Pamplona (64 años), San Sebastián (60 años) y Bilbao (54 años). A continuación se sitúa la ciudad de Madrid, donde las casas tienen 53 años de media.

Por contra, un total de 23 capitales españolas tienen un parque de viviendas en venta de treinta años. Las más modernas son las viviendas de Albacete, ya que de media cuentan con sólo 31 años. En Lugo la edad sube hasta los 32 años, mientras que en Almería, Murcia, Lleida y Guadalajara alcanzan los 33 años.

Falta de renovación

En cuanto al alquiler, Barcelona también se erige como el parque de viviendas más vetusto, ya que tienen 72 años de media. Le siguen las de San Sebastián (68 años), Madrid (56 años), Tarragona (53 años) y Pamplona (52 años).

Únicamente Ciudad Real tiene unas viviendas para alquilar que bajan de la treintena (29 años). Las siguientes ciudades, con edad ya por encima de las tres décadas, son Albacete (30 años), Lugo, Soria y Castellón (31 años en los tres casos), seguidas por Almería y Guadalajara (ambas con 32 años).

Para Fernando Encinar, jefe de estudios de Idealista, las cifras demuestran que, aunque durante la burbuja se construyeron millones de casas, «el parque inmobiliario español no está suficientemente renovado». «Vivir en un edificio con más de cinco décadas no es negativo pero no cabe duda de que acarrea más costes en reformas, derramas y una mala eficiencia energética», opina el experto.

Lo cierto es que el hecho de que las dos mayores ciudades españolas estén en el grupo de las viviendas más antiguas evidencia que el ritmo de construcción de obra nueva en las últimas décadas en ambas no ha sido similar al del resto del país. Es por ello que Encinar aboga por plantear «la necesidad de aumentar la construcción en ambas ciudades en los próximos años».