Cinco pasos para cancelar una hipoteca

Tras terminar de pagar completamente el préstamo, hay que iniciar un proceso formal para dejar atrás esta carga

Pisos.com
MadridActualizado:

Tarde o temprano, después de varios años cumpliendo religiosamente con las cuotas de una hipoteca, llega el momento de terminar de pagarla. Esta deuda finaliza, bien porque se han pagado la totalidad de las mensualidades, bien porque se ha logrado ahorrar el suficiente capital como para liquidar el préstamo de forma anticipada. El propietario de un inmueble debe dar una serie de pasos para cancelar formalmente la hipoteca. En pisos.com desarrollamos el procedimiento para aclarar cualquier duda:

1. Deuda cero. El primer paso que hay que dar para que todo funcione correctamente es que el hipotecado acuda a la entidad financiera correspondiente para comunicar su intención de cancelar su préstamo. El banco debe emitir un certificado de deuda cero. Este documento demuestra que se ha pagado la deuda en su totalidad. Este consentimiento por parte del acreedor es imprescindible. El dueño de la vivienda no puede llevar a cabo este proceso de forma unilateral.

2. Posibles comisiones. El propietario debe ser consciente de que materializar este trámite puede conllevar el pago de una comisión por cancelación. Este gasto está previsto en las escrituras de la hipoteca, a las que habrá que acudir para verificar su existencia y conocer el porcentaje aplicado. En ningún caso, el banco podrá exigir una comisión que no esté contemplada en dichas escrituras. Siempre prevalece lo firmado en el contrato del préstamo hipotecario.

3. Costes añadidos. Aunque no haya comisión por cancelación, finiquitar la hipoteca no sale gratis. Hay que tener en cuenta los gastos de notaría y registro. Igualmente, habrá que sumar los honorarios del agente externo que lo tramite, ya sea el banco a través de su gestoría o aquella que nosotros elijamos. Los expertos recomiendan que el cliente solicite al banco la provisión de fondos que se debe hacer para cancelar la hipoteca y hacer lo mismo con una gestoría, comparando ambos presupuestos.

4. Escritura de cancelación. El notario es el encargado de preparar la escritura de cancelación a partir del certificado de deuda cero. El propietario debe proveer a este profesional de todos los datos relativos a la vivienda, el importe de la hipoteca y la responsabilidad hipotecaria. En paralelo, la entidad financiera ha de enviar a la notaría a un apoderado para que firme dicha escritura. Después, el notario entregará al interesado o a la gestoría este documento que prueba que la hipoteca ha sido cancelada.

5. Libre de cargas. Con las escrituras de cancelación firmadas, llega el último paso, que no es otro que hacer constar en el registro donde esté inscrito el inmueble que esta deuda ha sido eliminada de forma fehaciente. De este modo, la vivienda quedará libre de cargas. Este proceso se realiza por parte del registro en un plazo máximo de dos a tres días, tras los cuales, ya constará la anotación de que la hipoteca se ha dado de baja.